Translate

domingo, marzo 30, 2014

Por los sotos del Ebro, el valor de los corredores ecológicos.



El bosque de ribera o ripario del Ebro es, como en la mayoría de los ríos ibéricos, la sombra de lo que fue hace siglos, hoy se conservan de mejor  o peor forma algunos sotos que son pequeñas manchas verdes o bosquetes recluidos entre campos de cultivo, choperas papeleras, graveras y barriadas de casetas, muchas de ellas ilegales, construidas dentro de la llanura de inundación.

Hembra de ánade azulón en el Ebro.


El bosque de ribera debería constituir una autopista para la fauna a través del cual los animales silvestres pudieran desplazarse de forma segura interconectando los más importantes espacios naturales, así el gato montés, la jineta, los corzos, jabalíes, diferentes pájaros y reptiles encontrarían alimento y cobijo en sus migraciones y recolonizaciones, pero ahora esto no se cumple. En el mejor de los casos, entre sotos la conexión más amplia es una banda discontinua de árboles y arbustos en hilera de unos pocos metros de anchura, no podemos llamar a esto corredor verde o corredor ecológico pues no cumple su función completa y principal.


En tiempos, un lince o lobo pudo moverse a través del las riberas de los ríos y llegar desde el Prepirineo hasta la Ibérica y el Moncayo de forma segura sin delatar su posición, hoy aparte de encontrar algunas infraestructuras de por medio, ese lobo se tendría que mover a través de zonas  abiertas aumentando el peligro y seguridad para su vida o la de sus cachorros.  Los corredores ecológicos verdaderamente funcionales son una asignatura pendiente para la sociedad moderna si queremos algún día caminar hacia una efectiva conservación ambiental de los ecosistemas.

Garza blanca (Ardea alba), la grande y garceta común (Egretta garzetta), la pequeña.

Pinzón común macho (Fringilla coelebs).

Chopo con viejos hongos yesqueros.

Entre diferentes especies se llevan bien y nosotros hasta entre familia discutimos.

 Triste final pero predecible el de la chopera papelera, aun así si se repone, es ecológicamente preferible una chopera artificial que un campo de panizo o soja trasgénica.




Ribera del Ebro por la zona de Sobradiel.

viernes, marzo 28, 2014

Andando por el Castellar en Alfocea.

Este tiempo es bueno para acercarse por zonas como el Castellar, la primavera alegra el monte con su explosión de pequeñas flores para el que sabe observar y sus agradables olores, sobre todo tras las lluvias cuando se humedece el terreno. Desde los cantiles del Castellar se divisan dos ecosistemas diferentes, el monte pseudoestepario hacia el Noreste y el valle del Ebro abajo con sus huertas, su panizo, alfalce, sus casetas campestres que emergen rápidamente como champiñones de un día para otro, sus núcleos urbanos, carreteras, polígonos y también claro, el río, el Ebro, que hoy baja con bastante caudal, nada que ver con el chorrete veraniego de algunos agostos que apenas te moja las rodillas pudiendo cruzarlo fácilmente por algunas zonas. Junto al río se pueden ver sus riberas hoy muy esquilmadas en comparación a hace unos siglos cuando el bosque de ribera formaba una selva casi amazónica a ambos lados del río, aun así la vegetación del Ebro en general se ha recuperado algo las últimas décadas después de las grandes roturaciones, dragados y extracciones de grava hasta el último cuarto del siglo pasado.



Cebollada, corona de fraile (Globularia alypum).

Cantil del Castellar.

El escaso y admirado narciso blanco (Narcissus dubius).

La boleta o buitre sabio, primo pequeño del quebrantahuesos y cada vez más escaso y amenazado.

 Piedra de cristales de yeso, creo que se le llama selenita a esta formación.


Vista desde lo alto de las paredes del Castellar.

La pareja de alimoches, un lujo poder volver a verlos cada año.

Algunos no valoran la estepa como se merece.

Imágen panorámica, pica en ella con el ratón para verla mejor.

El verdecillo trina que te trina, junto al parque de Alfocea, me despide cantando.

viernes, marzo 21, 2014

Retorno a la balsa.

Las cigüeñuelas ya han vuelto de su invernada por tierras más cálidas, ayer día 20 ya pude contar hasta unas siete de estas aves en el humedal del Ojo del Cura, supongo que los próximos quince días irán llegando más con la venida del buen tiempo. Os dejo un vídeo que he preparado sobre las cigüeñuelas, espero que os guste.

lunes, marzo 17, 2014

Vídeos de novato.

Hola, os dejo unos cortos vídeos hechos en la balsa del Ojo del Cura y balsa de Larralde con mi Canon sx50, como soy un poco novato aun en los vídeos y con la cámara espero que perdonéis la calidad, además no llevaba trípode y los hice a pulso a máximo zoom y con bastante viento, la próxima vez intentaré que salgan mejor.


Ánades en la balsa del Ojo del Cura de Casetas.


Patos cuchara en balsa de Larralde.


Focha en balsa de Larralde.

domingo, marzo 16, 2014

Tórtola sobre la antena.

Esta es la tórtola turca (Streptopelia decaocto), es una ave que se ha hecho muy común entre nosotros en las últimas décadas, la especie es originaria de Asia Menor pero a mediados del siglo pasado empezó a extenderse y colonizar muchas nuevas regiones, llegó hasta la India, Japón, el Caribe y claro también España, Marruecos y las Canarias. Tal vez sea cosa del cambio climático o se acostumbró a la protección de las nuevas grandes ciudades donde encuentra su ecosistema preferido siéndole también fácil encontrar alimento y zonas de anidación en pinos, cipreses y otros árboles de los parques.





 Hay algunos otros animales que también parece que se están pasando a la vida urbanita, por ejemplo la paloma torcaz, que cada vez se la puede ver en mayor número campando por nuestros parques. Por otro lado tenemos a la tórtola común (Streptopelia turtur), que cada vez es menos común, su población se ha reducido drásticamente pasando en algunas zonas a ser muy escasa y aun así se sigue cazando, pero ya hay alguna comunidad como Canarias donde este año pasado se prohibió su caza, es hora de protegerla a nivel nacional y tal vez a nivel europeo. La tórtola turca ha tenido más suerte al no ser un habitante de los bosques y plantar su domicilio en la ciudad pues ha podido esquivar así los perdigones de la caza, creo que ya podríamos ir pensando en cambiarle el nombre de turca pues ya es un ave más de nuestra fauna con todo derecho, tal vez podríamos llamarla tórtola urbana. Espero que os gusten las fotos de la tórtola sobre una antena que he hecho esta mañana.

Balsa Ojo del Cura (15/03/2014).

La primavera casi va llegando ya al Ojo del Cura, las flores ya dan una pequeña nota de color el paisaje, los amentos ya cuelgan de las ramas de los álamos y algunos pájaros como los verdecillos canturrean entre la chopera de árbol en árbol. Una pareja de zampullines comunes y una pareja de ánades nadaban y capuzaban en las aguas movidas por el cierzo, también se oían las llamadas de las gallinetas entre los carrizos, pero no pude ver ninguna. Pronto llegarán las cigüeñuelas, otros años suelen aparecer por estas fechas, un poco antes de San José. Me iré pasando a ver si se las ve llegar, la pena es que la balsa está bastante alta de nivel y eso igual condiciona para que la elijan menos parejas para quedarse a anidar y criar este año.

Flores de endrino.

Ánades azulones, macho y hembra en la balsa.

Maravilla o caléndula (Calendula arvensis)

Zampullín común o chico (Tachybaptus ruficollis).


 Hierba doncella (Vinca major).


Zampullín lanzandose al agua para sumergirse.
 

Según se ve en la foto, la balsa estaba de marejada por el cierzo.

lunes, marzo 03, 2014

Balsa Ojo del Cura (02/03/2014).

Ayer domingo di una pequeña vuelta por el Ojo del Cura de Casetas, el parque y la balsa estaban muy bonitos, ya casi se respiraba aire primaveral, aunque aún es pronto pero ya se ve como los días empiezan a alargar un poco más, cosa que se agradece. Saqué unas cuantas fotos que os dejo por aquí, espero que os gusten.


Un torcecuello (Jynx torquilla), es un pájaro de la familia de los pájaros carpinteros, pero no es un verdadero picamaderos, no tamborilea los troncos arrancando madera como ellos. No es muy común verlo todavía en estas fechas, por lo que seguramente será uno de los pocos invernantes que se quedan por aquí igual que hacen algunas cigüeñas. Es la primera vez que veía uno en el Ojo del Cura, bueno, es señal de que la zona cada vez es más natural después de su restauración y atrae a nuevos inquilinos.


Mosquitero común (Phylloscopus collybita).

Verdecillo (Serinus serinus).

Zorzal Charlo (Turdus viscivorus)

Balsa Ojo del Cura.

Panorámica de la balsa.