Translate

sábado, julio 19, 2014

Habemus Bucardo.

Hoy sábado la ministra de ecología francesa Ségolène Royal ha sido invitada a la suelta de tres bucardos en el Parque Nacional de los Pirineos Franceses, con este acto público, por fin después de muchos años de intentos fallidos de colaboración con las autoridades españolas, quedó pues formalizado el acuerdo franco-español para la reintroducción del bucardo en el Pirineo. Oficialmente se dice que el día 17 de Julio se soltaron otros nueve bucardos, pero también se ha escrito en algún medio francés que la semana pasada se soltaron algunos más, por lo que el número de animales reintroducidos hasta hoy no es del todo claro. En total en los próximos tres años se van a reintroducir hasta 160 cabras en cuatro puntos del Pirineo, zona de Péguère-Ardiden y pico Long-Néouvielle en Altos Pirineos, Ustou en Ariège y zona de Béarn. Para que la población sea genéticamente viable posiblemente el número de cabras a introducir finalmente tendría que ser de unas 300, por otra parte es muy interesante el que se haya optado por introducir animales procedentes de dos poblaciones diferentes, Beceite y Gredos, eso servirá para reforzar la genética general de la población introducida aumentando la variabilidad genética. La especie de la cabra montés (Capra pyrenaica) se clasificó en su día en cuatro subespecies de las que dos de ellas ya están extintas, actualmente queda la llamada cabra hispánica (Capra pyrenaica hispanica) y la cabra de Gredos (Capra pyrenaica victoriae). En su momento las cuatro poblaciones de cabra montés ibérica formaban una única metapoblación pero al empezar a cazarlas el hombre las hizo desaparecer de gran parte de la Península, quedándose recluidas en varios sistemas montañosos donde permanecieron durante tiempo, hasta la extinción de dos de esas poblaciones, la de Galicia y Portugal (Capra pyrenaica lusitanica) y la pirenaica o bucardo (Capra pyrenaica pirenaica), esta extinta recientemente.
 En realidad la reintroducción lleva un retraso de más de un año, pues tendría que haber empezado en Abril de 2013, pero desde España no hubo interés por parte del Gobierno en seguir con el plan, tal vez porque fue iniciado por el anterior Gobierno de Zapatero o tal vez por la presión del fuerte Lobby de la caza español, muy vinculado a la derecha española al que no le interesa compartir con los franceses un trofeo de caza tan valorado económicamente como es la cabra montés ibérica. En todo caso la cabra montés está totalmente protegida en Francia, tanto como el oso, pues los franceses se preocuparon ya hace tiempo de arreglar la legislación para su protección, pero sin embargo si esas cabras pasan a España, mal plan, aquí se pueden cazar. En Aragón en la Orden de Vedas de este año se da libertad para cazar este año hasta los cabritos, eso puede ser muy perjudicial para las cabras del Pirineo, imagínense a Europa y sobre todo Francia haciendo grandes esfuerzos económicos para conseguir que las cabras se reintroduzcan y se multipliquen y España matándolas a este lado de la frontera, más vale que se queden allí y no pasen nunca a España. La Orden de Vedas de Aragón no puede estar peor diseñada, no se distingue entre zonas, creo que cualquiera de vosotros pensará como yo que no es lo mismo cazar la cabra en algunas zonas de Teruel donde puede haber una densidad alta de cabra que matar las cabras que están empezando a recolonizar los alrededores del Sur de la ciudad de Zaragoza, que son pocas, o cazar la pequeña población de Sierra de Guara, que en vez de cazarse lo que necesita realmente es un aporte de nueva sangre mediante reintroducciones para evitar la alta consanguinidad que se da actualmente en ella.
Pese a todos estos problemas y retrasos, el Parque Nacional de los Pirineos franceses está de enhorabuena, pues según su director, después de 27 años de trabajo por la recuperación de la cabra montés, se ha cumplido un sueño  “Esto es la culminación de toda una vida luchando por el bucardo”, dijo el director. Aunque realmente la lucha viene de más allá, el naturalista Michel Clouet en 1977 ya defendía la reintroducción de la cabra ibérica en el Pirineo, en los años siguientes el primer proyecto de reintroducción sería apoyado por WWF, la IUCN y el Museo de Historia Natural de París, pero la cosa quedaría en nada por la fuerte oposición de la Oficina Nacional de Caza de España. Luego llegaría en 1991 un segundo intento con un proyecto Life de por medio y un plan de recuperación desde la Comunidad de Aragón que llegó tarde para salvar la genética de los últimos bucardos de la población pirenaica, después llegaron los experimentos de película de Spielberg para su clonación, cosa que igual aun parece que se trabaja en ello, pero al final triunfó la razón, desde la vertiente francesa, pues no podía ser de otra forma, se llegó a este momento tras no fáciles trámites y problemas, pero al fin podemos oficialmente decir "HABEMUS BUCARDO".

* Enlace a fotos en un blog de Cauterets sobre la noticia.

1 comentario:

Sylvanus Kilet dijo...

Nunca es tarde si la dicha es buena.
Muy buena entrada de una noticia estupenda, durante mucho tiempo esperada.
La cabra nunca debió faltar en el Pirineo.
Poco a poco, y pese a las administraciones Navarra y Aragonesa, el Pirineo va reencontrándose con su emblemática fauna, exterminada por el humano.
Cabras, osos, y hasta lobos y buitres negros en Cataluña, han vuelto a sus dominios, esperemos que de forma definitiva.
Próximo objetivo...lince boreal.
Saludos.