Translate

domingo, mayo 19, 2013

De vuelta con el bucardo.

Recientemente se inauguró una sala o museo en la población pirenaica de Torla dedicada al bucardo, allí se expone disecada a “Celia” la última bucarda, la última cabra montés de la subespecie pirenaica. En el acto inaugurativo, el Consejero de Medio Ambiente de Aragón, Modesto Lobón, dejó caer una perla gorda que es por lo que he querido escribir este comentario. Según adelantó, parece que quiere seguir “ERRE QUE ERRE” con lo de la clonación del bucardo, cosa que como yo ya he dicho otras veces en este blog me parece algo totalmente aberrante desde el punto de vista biológico de cara a querer con ello recuperar una especie para que en un futuro regrese a la libertad en el Pirineo. Bueno, a ver desde el punto de vista científico, el clonar a una especie extinta me puede parecer un logro para la genética, un paso más para el avance científico, algo como lo que significó la oveja Dolly. Pero claro, que no se mezclen churras con merinas ni se venda a la gente ideas equivocadas, pues lo de aprovechar la clonación para desde ahí crear una población viable de bucardos que puedan vivir de forma silvestre en la montaña, eso es otro cantar.



 Si se consigue alguna vez clonar al bucardo y obtener animales que sobrevivan por lo menos varios años, o sea que no presenten anomalías físicas o discapacidades o que no muestren deterioro prematuro de su salud como ha pasado en algunos casos de clonación de animales, entonces ese o esos animales no creo que debieran usarse más que para mostrarlos como atractivo científico en algún zoo o parque temático. Ya he explicado otras veces el por qué de esto y ahora lo volveré a contar según la teoría biológica más sencilla expuesta por muchos conservacionistas respecto al tema. Primero de todo, a mí también me gustaría ver la vuelta del bucardo a nuestras montañas como antaño cuando se podían contar por miles las cabras que surcaban en grandes manadas las cimas más altas, me gustaría llegar a ver eso, pero no de esta manera. Como veis me refiero siempre a la viabilidad de una población silvestre recreada desde clones, pues lo que al final necesitamos son animales silvestres sanos y capaces de sobrevivir sin ayuda y hacer frente a los retos y dificultades que se encuentra a diario un animal silvestre, eso sería lo ideal. La mayoría de los expertos coinciden en que hace falta en una población de una especie silvestre una variabilidad genética adecuada para que esa especie tenga posibilidades de mantenimiento en el tiempo, eso asegura que la población puede adaptarse a cambios y hacer frente a algunas enfermedades presentando cierta resistencia en un porcentaje poblacional. Esa variabilidad o diferenciación genética del ADN suele presentarse en poblaciones sanas de un número mínimo de animales, cosa de lo que no se dispone en la actualidad. Partimos de ADN de Celia, solo de ella y de allí se supone que saldría toda una población de cientos o miles de individuos en un futuro, algo increíble. Algunos científicos que están en el tema de la clonación dicen que ya tienen calculado todo eso y que saben que habría que conseguir una mayor variabilidad, para eso cruzarían clones de Celia con machos de cabra montés pirenaica de la subespecie hispánica o la de Gredos, pues bien según eso tenemos dos posibilidades que yo vea, se pueden cruzar muchos clones con cabras monteses de las otras subespecies con lo que conseguiríamos mantener caracteres muy altos de Celia dentro de la población, o sea que la población resultante se parecería en aspecto y genéticamente mucho a Celia por lo que la variabilidad genética sería baja dentro del global de la población, algo que no nos valdría. Por otro lado también podríamos cruzar pocos clones y aportar más cabras monteses de otras subespecies así tendríamos una población resultante con más variabilidad genética,  pero claro, aquí ya los genes de Celia se diluirían mucho dentro de la población de cabra montés, por lo que no tendríamos auténticos bucardos, podríamos hablar por ejemplo de una población de cabra montés de la subespecie hispánica un poco especial, pero no de bucardos, pues ya quedaría muy poco de la sangre del bucardo en esa población que sería más viable. Así que ya podéis ver que no es fácil la cosa, por eso hablo de que hay que diferenciar el llegar a clonar a un bucardo del conseguir recuperar la población original de bucardos.
Por otro lado pienso que con lo que costaría económicamente ahora embarcarse en un proyecto de clonación en la situación actual de crisis que vivimos sería muy poco ético aportar dinero de los aragoneses para eso siendo que por ejemplo quieren acabar con la educación en la escuela del valle de Broto por falta de recursos, por eso siempre que sea con financiación privada sí que me parece que podría invertirse en la clonación, pero solo de esa forma y a modo de experimento científico para el desarrollo de la genética, pero no con otros fines conservacionistas, que no nos lo quieran vender de ese modo. 

 Fotografía de Célia en mi última visita a Torla.

Llegados a este punto, algunos pensaréis pues que entonces no hay posibilidades de volver a ver al bucardo correr por el Pirineo, pero no es así, si que las hay. Algunos expertos dicen que entre todas las especies de cabra montés del mundo no hay tanta diferenciación como entre otras especies de animales por lo que seguramente están más cercanas genéticamente de lo que nos parece, o sea que las especies actuales no hace tanto tiempo que se separaron y diversificaron como para presentar grandes diferencias, por eso mismo todas las especies son interfértiles, se pueden cruzar entre ellas dando descendencia fértil. Así que no nos cuenten la milonga de que el bucardo es un animal totalmente diferente a las otras subespecies ibéricas, nos quieren hacer ver que era un animal diferente y único para enfocar la única solución a su vuelta a través de la clonación. De hecho si fuera tan diferente no podrían utilizar cabras monteses de otras subespecies en el proceso de clonación que es lo que hacen y en lo que se basan para recuperar la especie. Tenemos una población sana y fértil de cabra montés que avanza desde Teruel expandiéndose hacía diferentes direcciones y repoblando ya nuevas sierras, en Zaragoza ya se ven en sierras muy cercanas al valle del Ebro y algunos dicen que tal vez ya han cruzado a la sierra de Alcubierre, también hablan de expansión hacía el Moncayo y Soria. En la zona de Sierra de Guara hay una población no muy grande que tal vez ronde el centenar de cabras montesas que escaparon hace años de un coto y parece que también se están expandiendo aunque con mayor lentitud, el problema de estas últimas cabras es la baja variabilidad genética por lo que sería adecuado aportar animales sanos de Beceite para refrescar la sangre de esa población, pero aún así algunos piensan y cuentan las malas lenguas de avistamientos cercanos a Sabiñánigo y a Fiscal, o sea que tal vez se mueven y van colonizando zonas más al Norte. Por esto mismo igual no haya más que hacer que esperar a que las cabras se extiendan por sí mismas y lleguen a las zonas más altas o si no si se desea se podrían introducir cabras de otras poblaciones en zonas más al Norte o reforzar la población de Sierra de Guara. Los franceses hace mucho tiempo que andan tras la reintroducción de cabra montés en sus Pirineos, pero todo pasa por acuerdos con España y ya casi parecía que últimamente se podía llegar a conseguir algo, había un principio de entendimiento y unas fechas ya puestas para las reintroducciones que hubieran sido en este Abril pasado, pero desde el Gobierno Central de España parece que se ha paralizado el proyecto de momento, no se sabe si por la presión del lobby de la caza español o por el mareo de la perdiz con el tema de la clonación, pero parece que está parado todo esto.
Otra de las posibilidades a discutir es la recreación del bucardo sin la clonación. En Holanda y Alemania hay varios proyectos para recrear al extinto “Uro” o ganado vacuno silvestre que vivió en Europa hasta hace unos siglos, para ello un equipo completo de científicos de diferentes ramas estudian los restos de extintos uros para mediante las razas actuales de ganado y por entrecruzamiento y selección conseguir un ganado con aspecto, comportamiento y rusticidad semejante al  extinto “Uro”. Para ello estudian el ADN de los restos de huesos de uros y lo comparan con el de muchas razas de ganado antiguas buscando semejanzas, así esperan conseguir un animal cercano a lo que fue un auténtico uro. Esto también se podría hacer con el bucardo, según se sabe el bucardo comparte la mayoría de los genes con las otras cabras montesas de las otras subespecies ibéricas, pero además parte de ADN también lo comparte con el íbice de los Alpes, por lo que tal vez hubo antaño una relación entre todas estas especies, un punto de conexión que se produjo en el Pirineo dando origen al bucardo. Entonces, tal vez con el cruce entre íbices y cabras montesas ibéricas podría conseguirse una población mixta que se adaptara mejor a las altas cumbres de los tresmiles pirenaicos, ya que los íbices viven a buena altura y están muy adaptados a los fríos intensos. También hace tiempo, en su día se oían voces desde Francia que animaban a introducir íbices de los Alpes en los Pirineos por la falta de entendimiento con España para la reintroducción de cabras montesas ibéricas, hay opiniones muy diversas en  este tema. El caso es que si que es verdad que una población sana de cabra montés en el Pirineo restituiría el eslabón perdido de la cadena trófica que desapareció con el último bucardo, además de restituir un símbolo y un mito en esas montañas, por no hablar de que sería una atracción más para el turismo y un aporte económico para la zona por su valor hacía el conservacionismo y turismo verde y en un futuro por su posible gestión cinegética que es algo que no hay que descartar y que no tiene por qué estar reñida con su conservación.
Por lo menos espero que con esto que os he contado ya veáis el tema desde otros puntos de vista para cuando os cuenten historias de estas sobre la clonación y los bucardos tengáis un poco más claras  las cosas y no os vendan la moto con modernos experimentos del doctor Franquestein, que los experimentos suelen ser buenos, pero a veces no los quiero ni con gaseosa del tigre.

 Imágen trucada por photoshop que me envió un lector, es una cabra montés ibérica en Ordesa.

Enlaces.

3 comentarios:

Joaquín Ventura García dijo...

Muy buen post, bien explicado todo. Y, además, estamos de acuerdo: http://elblogdejoaquinventura.blogspot.com.es/2013/04/el-bucardo-walking-dead.html. ¡Saludos!

Anónimo dijo...

Sentido común el menos común de todos los sentidos.
Me imagino que a algún doctor bacterio le quedan unos años para pagar el hipotecario del adosado, de ahí la pervivencia del proyecto de clonación.

Jorge dijo...

La ignorancia es muy atrevida. Además dadas la facilidad de los políticos para dilapidar dinero público en causas inútiles y la proverbial "tenacidad" aragonesa, me estoy poniendo en lo peor.
Magnífica explicación. Un saludo