Translate

miércoles, enero 09, 2013

Ceder para sobrevivir.

Hoy he querido traeros un varios comentarios de un texto que he encontrado en el blog “La ventana forestal”, en este texto Fernando Palacios, científico titular del departamento de biodiversidad y biología evolutiva del Consejo Superior de Investigaciones Científicas de Madrid expone su opinión acerca de la situación actual del lobo en España, es un texto que merece la pena leerlo por completo, os dejo aquí un enlace remarcado en amarillo.
En los siguientes comentarios Fernando habla sobre la cantidad de presas para el lobo y fauna en general que tenemos en nuestros montes opinando que la cantidad es baja para un correcto funcionamiento general de los ecosistemas y sus procesos naturales.

“Yo creo que los ganaderos, que ahora ocupan todo el territorio por completo, tienen que ceder para que especies como el lobo puedan vivir. Y los cazadores también, porque hay tan pocas presas naturales salvajes que una parte importante de las que hay se las llevan los cazadores, entonces los depredadores no tienen prácticamente alimento natural. Con las cámaras de fototrampeo en las zonas de lobo en el Sistema Central se pueden hacer durante un periodo de dos o tres días fotos a varios cientos de animales domésticos (vacas, caballos, etc.) y no fotografiar a prácticamente ningún ungulado salvaje. Se puede decir que el ganado doméstico en los hábitats de montaña ha sustituido casi por completo a los ungulados salvajes.”

“Lo que ocurre hoy en día es que los herbívoros salvajes han sido sustituidos por herbívoros domésticos. Se puede hacer un recorrido por la montaña de 20 km en un día y observar numerosas vacas y caballos y tres corzos. Este dato serviría para que los técnicos digan que el corzo es abundante y que el lobo tiene suficientes presas naturales, de manera que no se toma ninguna medida. ¿Es eso realmente cierto? Qué pensaríamos si fuera al revés, que viéramos en una salida numerosos corzos y pocas o ninguna vaca. En este caso, que es diametralmente opuesto, por lógica si se podría decir que el corzo es abundante, pero en el caso anterior no."

Pero el caso más normal es el más extremo. Un recorrido de 20 km por zona de montaña y la visualización de un corzo, o de ninguno. ¿Cómo se puede conservar un gran depredador como el lobo en estado favorable si apenas dispone de presas naturales y se ve obligado a consumir animales domésticos, resultando en una predisposición de los ganaderos contra él?”

“La abundancia de herbívoros salvajes podría ser posible si el ganado no consumiera casi todo el alimento disponible y no perturbara el hábitat, y si los cazadores no cazaran la mayoría de los corzos. Situaciones como la de la Sierra de la Demanda o la Sierra del Invernadeiro en los años 70s donde se veían numerosos corzos no existen en el Sistema Central. Simplemente no ocurre por las alteraciones que producen los usos humanos. Esto permite hacerse una idea del recambio, de la sustitución, que a través de la explotación ganadera abusiva ha ocurrido en el medio natural, de animales domésticos por animales salvajes. Mientras esa situación no se modifique y el lobo siga depredando sobre el ganado, porque apenas hay presas naturales para cambiar esa tendencia, mantendrá ese comportamiento a largo plazo y tendremos lobos depredadores de ganado que producen conflictos.”

La opinión de Fernando es controvertida, pues hay mucha gente que opina que existen suficientes herbívoros silvestres o incluso demasiados, suelen quejarse de su incompatibilidad con los cultivos agrícolas, la competencia con el ganado o de los riesgos de accidentes en las carreteras. Creo que el tema va mas allá de estimar un numero o cantidad de fauna, me parece que lo que tendríamos que cuestionar es la forma en la que vemos al medio natural o importancia con la que tratamos las cuestiones medioambientales, nuestra opinión sobre estos temas está condicionada por algunos factores como pueden ser nuestra historia y tradición cultural, los mitos, supersticiones y leyendas, el sistema político/económico existente, el nivel cultural y compromiso social de la población e incluso la influencia mayor o menor de algún culto religioso. La cuestión es sencilla pero compleja, todo gira en torno al uso o abuso que hacemos del medio natural, los ecosistemas y en sí de todo nuestro planeta. Hasta el momento en la mayoría de países y durante toda nuestra historia humana hemos agredido al medio natural poseyéndolo con legítimo derecho divino, el terreno se ha dividido en titularidades, todo tiene dueño o todo pertenece en todo caso a la comunidad humana. Los bosques, la fauna, la tierra, los ríos, todo ha estado ahí para provecho del hombre y el hombre ha tenido el derecho y tiene todavía, de hacer prácticamente lo que ha querido con ello durante miles de años, pero es en los últimos siglos cuando todo esto se ha acelerado hasta llegar a día de hoy. Y en este momento las evidencias científicas, los biólogos, los físicos, los climatólogos, los médicos, los economistas y los matemáticos nos hablan acerca de que el camino que hemos iniciado es muy peligroso, nos alertan de futuras crisis por la falta de recursos naturales debido al consumo tan alto que hacemos de ellos, nos hablan de la contaminación que generamos construyendo cada vez más un mundo menos propicio para el desarrollo de la vida y de nuestra supervivencia en el tiempo como especie, por lo menos de forma digna y decente. También hablan de lo que deberíamos hacer para evitar dirigirnos a un futuro de catástrofe y desolación, entre muchas cosas algo en lo que cada vez coincide más gente es que estamos influyendo demasiado en los procesos naturales del planeta, la Tierra y sus ecosistemas. La vida, tiene una capacidad de recuperación, pero estamos interfiriendo demasiado en esos procesos, desestabilizamos todos esos ciclos y eso es algo contraproducente para todos. Algunos creen que deberíamos empezar a plantearnos el acotar nuestro crecimiento y nuestra influencia respecto al planeta, piensan que tal vez tendríamos que empezar a ceder terreno, empezar a devolver lo que un día le quitamos a la naturaleza hasta poder encontrar un equilibrio que nos permita mantenernos para siempre sin miedo a un Apocalipsis para nuestra especie. Algunas asociaciones ecologistas reclaman ya “La mitad para la Naturaleza” o sea la protección del 50% de los ecosistemas terrestres como alternativa a ese futuro nefasto y cercano que nos aguarda. Actualmente solo el 10% de los ecosistemas están protegidos y los bosques y selvas cada vez son más pequeños y pierden diversidad a pasos agigantados. Todo esto lo he querido relacionar con el texto de Fernando Palacios, pues creo que todo guarda relación, él decía que podíamos recorrer 20km en el monte sin apenar ver un corzo, ahí podemos detectar que hay algo que no funciona, hemos acabado durante siglos con gran población de la fauna de la mayoría de los países avanzados o más desarrollados, también con muchos ecosistemas, es pues ya el momento de darnos cuenta de que esto no puede seguir así pues vamos en la dirección equivocada y deberíamos comenzar a proteger con seriedad y rigidez lo que nos queda y restaurar lo que podamos.  En cuanto a la fauna, en los ecosistemas en los que la flora se haya recuperado lo suficiente en extensión y en diversidad creo que convendría restituir toda su fauna asociada implementando planes de reintroducción como están obligadas todas las administraciones y no están cumpliendo en general, así pues habría que reponer la base de la pirámide trófica y completar cada escalón en proporción. Se tendrían que reintroducir herbívoros y ungulados de diversas especies que ejercieran su labor sobre la vegetación y también depredadores como el lobo o el lince para que actuaran sobre esos ungulados restaurando así el proceso natural, los buitres podrían empezar a comer carroña de animales silvestres y se reducirían así al mínimo esos pocos casos de ataques al ganado que tanto les gustan a la prensa amarilla y los bosques y otros ecosistemas volverían a ser ecosistemas completos con procesos completos. Eso sería una de las muchas medidas que podríamos y deberíamos empezar a tomar si queremos garantizar un futuro estable, digno y respetable para nuestros hijos y nietos. Además de todo esto también tendríamos que empezar a cuestionar el sistema hiperconsumista en el que vivimos y empezar a buscar alternativas mediante las que podamos ir migrando hacia otros sistemas más sostenibles y que nos posibiliten un igual o mayor grado de estabilidad, protección social, seguridad  y felicidad a toda la población asegurando además la salud global de nuestro planeta.


Enlaces para mas información:

* La Mitad para la Naturaleza.
* WILD10.
* Wild Wonders of Europe.
* Rewilding Europe.
* Free Nature.
* Large Herbivore Network (LHNet)
* Fundación Taurus.
* Wild Europe.
* The WILD Foundation.
* Pan Parks.


No hay comentarios: