Translate

domingo, febrero 05, 2012

La paradoja de Chernobyl

Dentro de poco se cumplirán 26 años del terrible desastre nuclear acaecido en la ciudad ucraniana de Chernobyl, según dicen parece que se liberó por entonces unas 500 veces más de sustancias radioactivas y tóxicas que las que produjo la explosión de la bomba de Hiroshima, se te pone la piel de gallina al pensarlo. Pero no quiero comentar más detalles sobre lo que sucedió entonces, sino de la situación actual de cara al medio natural. En unos 7 a 10 años después de la liberación radioactiva, las emisiones de radionucleidos de corta vida cayó en mil veces menos de lo inicial, pero aún continúa habiendo cierta radiación peligrosa para las personas. Según parece se calculó que el cesio-137 podría tardar en desaparecer en torno a 180 o 320 años, pero los últimos estudios en el terreno revelan que el cálculo pudo quedarse muy corto, ya que los niveles actuales son más altos de lo esperado.
¿Y en este periodo de tiempo que ha pasado en la zona? En la parte ucraniana se creó un área de exclusión de 2.598 Km² y en el área bielorrusa 2154 Km², en total unos 4750 Km² de terreno con acceso fuertemente restringido y vigilado durante 26 años. En realidad la zona más afectada es el llamado “bosque rojo” de unos cientos de Km² alrededor de la central donde todo murió inminentemente después de la catástrofe nuclear y donde parece que se están detectando una mayor pérdida de vida, sobre todo de insectos y plantas y es allí donde más alteraciones y mutaciones han aparecido. Aunque los científicos aclaran que no han detectado mutaciones monstruosas o anormalidades físicas graves en la fauna de esa zona, también dicen que la selección natural suele encargarse de eliminar a los animales disminuidos por lo que es difícil encontrarse casos de estos, en cualquier caso, aparentemente la fauna del bosque rojo no presenta diferencias con la de una zona limpia.



La mayoría habréis oído lo de que la naturaleza se ha comido a la ciudad de Chernobyl, pues así es, el abandono total de los campos, agricultura, ganadería y de las ciudades ha propiciado un aumento de la vegetación forestal, los árboles han crecido rompiendo el asfalto y los muros de las casas, lo que antes era campo cultivable, ahora es bosque o pantano.
¿Y de la fauna que se sabe? Los primeros años decayó mucho, la fauna huyó o dejó de reproducirse, pero poco a poco fue aumentando, empezaron viéndose muchos animales asilvestrados, manadas de perros, gatos, caballos y ganado, más tarde la fauna salvaje empezó también a aumentar en número y en especies. Al principio se comenzaron a ver piaras de jabalíes de 50 o más animales como no se recordaba en Europa, luego vinieron los ciervos, corzos y hasta los alces que no eran muy comunes en la zona anteriormente. Castores, lobos, zorros, tejones, nutrias, perros mapache, perdices y muchos otros han llegado a un número extremadamente alto, tanto como el que puede alimentar el territorio. Volvieron los linces y los osos pardos que hace más de 100 años que no ocupaban ese territorio, en los ríos se puede ver grandes siluros y los grupos más grandes de Ucrania de pigargo europeo, anidamiento de grullas grises, dos especies de cisne, cigüeñas negras, siete especies de lechuzas, búho real, trece especies de murciélagos y entre ellos el nóctulo gigante (La primera vez visto desde hace cincuenta años en toda Ucrania). Cuando se constató tal explosión de la fauna, se aprovechó para reintroducir caballos przewalski y bisontes, se asentaron y aumentaron en número, aunque en los últimos años ha habido un serio descenso de la población de caballos a causa del furtivismo, que con una población hundida en la pobreza buscan la carne de estos animales para saciar su hambre aun conociendo el peligro que corren al consumirla por la radiación que esta porta.



Bueno, pues ya sabemos que el ecosistema en Chernobyl aunque ha sufrido mucho, no se rinde y las especies han aumentado como en un gran paraíso natural, formado ahora mismo la reserva más grande de fauna en extensión y por número de animales que jamás ha existido en Europa. Todo esto es algo increíble, una paradoja, de ello podemos aprender claramente una cosa, que la naturaleza progresa aún después de un grave desastre ecológico y nuclear, lo que necesitan los ecosistemas para resurgir y recuperarse es que nosotros desaparezcamos, nada más, los animales pueden ser capaces de aguantar algo como lo de Chernobyl, pero no aguantan la presión humana, la agricultura, ganadería, el urbanismo, las autopistas y el tráfico, todo eso es lo que frena y hace desaparecer a nuestra fauna, no hay más explicación.
 Grupos ecologistas, científicos y algunas otras organizaciones andan tras de varios proyectos europeos para la creación de grandes reservas de la naturaleza repartidas por Europa donde recuperar la fauna autóctona, impulsando la multiplicación de los grandes herbívoros y depredadores, además de las grandes aves y varias especies de buitres y rapaces de Europa, algo así como unos Yellowstone o Serenguetis donde los grandes animales salvajes puedan interactuar en un espacio natural de gran valor ecológico como lo hicieron hace miles de años antes de que el hombre empezara a meter mano. Esto puede servir como unas arcas de Noe donde asegurar la recuperación de la fauna y desde donde poder en el futuro apoyarse para continuar estudiando y mejorando los demás espacios naturales y toda la Red Natura2000 tomando modelo de lo que se haya aprendido en estas grandes reservas.
Os dejo unos enlaces a algunas web sobre estos temas para que os informéis de los proyectos.

* Rewilding Europe.

* ARK Nature.

* Large Herbivore Network.

* Campanarios de Azaba.

7 comentarios:

Naturaleza aragonesa dijo...

Interesante. Lo que queda patente es que nuestro planeta y sus habitantes solo tienen un problema: nosotros.

Lobo dijo...

Tu blog es cojonudo. Para mi, siempre es una satisfacción, un alivio y un motivo de alegría conocer a otro amante de la naturaleza. Debes de ser una bella persona, sin duda alguna. Me encanta pensar que toda esa zona de Prypiat y Chernobil se encuentran desiertas y limpias de presencia humana. Es algo maravilloso ver como la naturaleza reconquista el territorio perdido, y como la vegetación vuelve a trepar por muros, inundar calles y resquebrajar estructuras con sus raíces. Un saludo amigo

JOSE LUIS dijo...

Hola José Miguel: A mi endender, no existe paradoja alguna. Al no existir la presión humana, la flora y la fauna crecen y se extienden de forma "salvaje". Salvando las distancias, el abandono o despoblación de muchos pueblos (más de 1000) y aldeas en nuestro país, normalmente de monte o media montaña, está permitiendo que nuestra masa forestal crezca a un ritmo aproximado al 3% anual, y que aparezcan corzos, jabalíes y otros animales en términos donde no los había. Un saludo.

Jose Miguel Pintor / Mail: jose.m.pintor@gmail.com dijo...

Hola Jose Luis, lo de la paradoja lo he titulado así por la contradicción entre la contaminación radiactiva, el terrible desastre natural que sucedió y la reaparición de la fauna y flora. Claro, como ya expliqué todo se reduce a la desaparición humana, para el medio natural no ha habido peor cáncer que la aparición de la especie humana. Aún estamos a tiempo de arreglar si queremos este desequilibrio ecológico que hemos provocado a lo largo de los tiempos, pero lo veo difícil. No obstante todo depende de cada uno de nosotros y de la forma en que vivamos cada día y no solo de las decisiones de unos cuantos políticos.

cansamontañas dijo...

¿Y si los hombres se hubieran quedado viviendo en esa zona? Bueno, ya sé que mucha gente mayor ha regresado y vive allí pese a las recomendaciones o prohibiciones, pero hablo de niños y mayores, de familias completas. Supongo que habría habido muchos abortos y malformaciones -de hecho las hubo por desgracia-, pero está claro que lo mismo que el resto de los animales, los hombres también habríamos sobrevivido a la catástrofe. Muy curioso.

Luigi Digi Doo dijo...

Muy buen post, como siempre. Por cierto, ¿dónde has conseguido la información de que la gente caza a los Przewalsky? He buscado algo y no lo encuentro.
Gracias

Jose Miguel Pintor / Mail: jose.m.pintor@gmail.com dijo...

Aqui tienes la información http://www.bbc.co.uk/nature/14277058