Translate

viernes, noviembre 23, 2012

Plan de recuperación del bucardo.


Bueno, parece ser que ya es oficial, los franceses en colaboración con España van a reintroducir la cabra montés ibérica en el Pirineo, para ello en septiembre modificaron ya la legislación medioambiental francesa para incluir a nuestra cabra montés como animal protegido en Francia. El Plan de Recuperación se ejecutará entre el 2013 y el 2020, en ese periodo de tiempo se reintroducirán 160 cabras a razón de 40 cabras por año los tres primeros años y de 10 por año después hasta el 2020. Las cabras se soltarán en varios puntos del Parque Nacional de los Pirineos Franceses y en el Parque Natural de los Pirineos de Ariège, tras haber hecho ya un estudio detallado de las zonas ideales para la suelta.  Las cabras monteses procederán de dos linajes diferentes o subespecies intentando potenciar así su entrecruzamiento para obtener cabras con una genética más heterogénea para facilitar así la adaptación al nuevo medio natural donde tendrán que vivir en el futuro, estos linajes serán el de la cabra montés de Gredos (Capra pyrenaica victoriae) y la cabra de Beceite (Capra pyrenaica hispanica). Pienso por mi parte que sería recomendable que se añadieran también algunas cabras de Sierra Nevada para aumentar aún más la diversidad genética de estas cabras, de todas las formas es posible que con el tiempo si el proyecto funciona y la cabra montés se extiende por el Pirineo entonces la población de la zona de la Sierra de Guara procedente de Cazorla y que está en expansión también se entrecruzará con las otras cabras mejorando así las sangres. 


 Es interesante para mi esta noticia del Plan de Recuperación pues ya era muy esperada  por muchos conservacionistas que soñaban con la recuperación de estos animales en el Pirineo, pienso que la cabra montés cubrirá muy bien el hueco que dejo su hermano extinto el bucardo y espero que con los años se vuelvan a ver grandes rebaños en las cumbres como dicen los escritos que ocurría antaño con el bucardo. Por otra parte se ha demostrado que en la Cornisa Cantábrica actualmente la cabra montés convive perfectamente con el sarrio o rebeco, por lo que ya no hay miedos de posibles interacciones inadecuadas entre ambas especies.
Os dejo algo de información en francés sobre todo esto:

viernes, septiembre 07, 2012

Rosas gabarderas

Hola, como Jose Luis me preguntó en un “post” anterior por un escaramujo o tapaculo que le parecía singular por sus espinas, he decidido colocaros unas cuantas fotos sobre rosas silvestres, aquí se las llaman también gabarderas. Son las rosas originales, de ellas descienden todas las grandes rosas cultivadas en jardinería en la actualidad y aunque son más sencillas que estas no dejan por ello de ser llamativas, además desprenden un perfume intenso muy superior al de la mayoría de las variedades modernas, cosa que yo siempre echo en falta en una rosa de jardín.  A las gabarderas se las puede encontrar en muchos ecosistemas diferentes, desde cantiles cercanos al mar hasta en puertos alpinos a más de dos mil metros de altura y desde zonas de monte  muy seco como el de Zaragoza hasta prados verdes y húmedos de la cornisa Cantábrica.  Su fruto se llama escaramujo, escarambujo o tapaculo, por el carácter astringente de este fruto, el tapaculo permanece en el rosal hasta bien entrado el invierno, por lo que son un alimento muy importante para muchas aves y mamíferos. Dicen que tiene mucha vitamina C y creo que en algunas zonas de Europa hacen o hacían mermelada con él, supongo que sería porque no disponían de otros frutos, ya que el escaramujo tiene muy poca carne o pulpa aprovechable y su interior está repleto de semillas y de unos pelillos urticantes que antes los zagales llamaban picapica, así que si no hay mucha hambre, no creo que nos dé por comerlo. Son muchas las especies, subespecies y variedades e híbridos que tenemos dentro de las gabarderas, normalmente los no entendidos casi nos parecen todas iguales, aunque suelen presentar algunas diferencias, pero a veces ya digo que es trabajo de buenos botánicos el diferenciarlas. Generalmente los rosales modernos que nos venden en los viveros están injertados en rosales del tipo silvestre o antiguo pues son más resistentes a enfermedades y hongos, por eso alguna vez vemos que donde había un rosal de jardín que murió allí renace un rosal silvestre de su raíz y por eso nos dicen que tenemos que podar los hijuelos o estolones que crecen del suelo junto al tallo, porque son bordes, o sea del rosal silvestre sobre el que se apoyan y dan rosas simples.




 Creo que este tallo es de Rosa pinpinellifolia, la foto es de la Bardena Negra, cerca de Tauste.


 Escaramujo de rosal alpino (Rosa pendulina)

 Rosal de Rosa sempervirens, hay bastantes de estos rosales en el Galacho de Juslibol en Zaragoza, pero no es un rosal muy común en Aragón.


Hojas de Rosa sempervirens

jueves, septiembre 06, 2012

Pirineos III. Plantas alpinas y montanas.

Hola, os dejo unas cuantas fotografías más de plantas de nuestras montañas para seguir con el "post" iniciado anteriormente, hay plantas algo raras de ver otras menos, pero sobre todo son bastante curiosas y llamativas.

Acónito azul o matalobos de flor azul (Aconitum napellus)

Eupatório (Eupatorium cannabicum), también es llamado orégano de agua, pero no es orégano.

Orquídea (Dactylorhiza fuchsii)

Carlina o flor del sol (Carlina acanthifolia)

Cebollino de puerto o ajete de puerto (Allium schoenoprasum)

Genciana (Gentianopsis ciliata)

Geranio alpino (Geranium cinereum)

Atrapamoscas o grasilla (Pinguicula grandiflora), se puede decir que es una planta insectívora, los insectos se pegan a sus hojas pringosas y son absorvidos por estas.

Genciana (Gentiana cruciata)

Malva cañamera (Althaea cannabina)

Flor de la nieve, Edelweiss (Leontopodium alpinum)

lunes, septiembre 03, 2012

Pirineos II. Plantas alpinas y montanas.


Hola, aunque el título de este blog haga referencia a Zaragoza, mi segunda tierra ha sido siempre el Pirineo Aragonés, por lo que de vez en cuando aprovecho y hablo algo sobre esas montañicas que tanto quiero. Bueno, como se me van amontonando fotografías de plantas voy a ir subiendo al blog unas cuantas y en cuanto pueda subiré algunas más, las fotografías son de plantas del Pirineo, aunque algunas de ellas también se pueden ver en otras zonas de Aragón. Perdidas en el disco duro también tengo muchas otras fotos de plantas de aquí del llano y la estepa, a ver si las voy organizando y poco a poco las subo todas. Otra cosa, ya sabéis que yo soy un aficionado a esto de la botánica, por eso si veis que me he podido equivocar en la identificación de alguna planta decídmelo por favor. Para agrandarlas picad con el ratón en ellas. Un saludo y espero que os gusten.


 Aguileña (Aquilegia vulgaris)  


Cebolleta (Allium moly)

   
Adelfilla (Epilobium angustifolium)                        Brezo ceniciento (Erica cinerea)

 
 Escaramujo, tapaculo (Rosa alpina)                                 Genciana amarilla (Gentiana burseri)

 Hipérico (Hypericum nummularium) 

Yerba callera (Hylotelephium telephium)
 
Malva enana (Malva neglecta)                                             Ombligo de Venus (Umbilicus rupestris)

Malva alpina (Malva moschata)                                  Oreja de oso (Ramonda myconi)


 Violeta alpina (Viola saxatilis)


Valeriana (Valeriana pyrenaica)

Lino azul (Linum narbonense)                                        Orégano (Origanum vulgare)

 Primavera (Primula acaulis)

Azafrán silvestre (Crocus nudiflorus)                              Corona de rey (Saxifraga longifolia)


 Centaurea (Centaurea montana lingulata)                          Escabiosa blanca (Cephalaria leucantha)

Conejillos, boca de dragón (Antirrhinum majus)

Hepática (Hepatica nobilis)

Ajedrea (Satureja montana)

viernes, julio 13, 2012

El caballo cántabro-pirenaico

Hoy he decidido hablar sobre caballos, sé que es un tema que gusta en general, prueba de ello son las estadísticas del blog que muestran como muchos de los visitantes de este se interesan por los post o artículos sobre caballos. En fin, pues puestos a hablar de caballos que mejor que hablar de las razas autóctonas más cercanas, así pues hoy veremos algo sobre esos bonitos caballos oscuros del norte peninsular.


Este tipo de caballo es uno de los tres grupos que se consideran originales de la Península Ibérica, el caballo “cántabro-pirenaico” es un grupo de gran antigüedad y que mantuvo grandes poblaciones muy homogéneas hasta hace aproximadamente un par de siglos. Algunos relacionan a estos caballos con los que se pintaron en la prehistoria en las cavernas del Norte de España, pero hay que echarle un poco de imaginación para llegar a ver claramente esas semejanzas, en cualquier caso hablamos de caballos que han mantenido un tipo muy cercano al que tuvieron hace varios miles de años. Se supone que este grupo de caballos al que pertenecen se extendió por la mitad norte de la Península ocupando todas las zonas montañosas aunque algunos autores relacionan también algunas poblaciones de jacas de las cordilleras béticas y rondeñas con este patrón de caballo. Las zonas no montañosas o de tipo estepario de la mitad norte peninsular estarían ocupadas por otro tipo de caballo, el “caballo de meseta”, un tipo de caballo fruto de la transición entre los  caballos de montaña del Norte y caballos esteparios del Sur y Este. Este otro tipo de caballo “estepario” se correspondería con un modelo semejante y cercano a la raza portuguesa “Sorraia” de cabeza con perfil sub-convexo y mayor alzada que los anteriores.



A día de hoy el caballo de montaña ha quedado recluido a varias poblaciones en la montaña del Norte Peninsular, en la actualidad los hemos dividido en varias razas que muestran ligeras diferencias entre sí pero básicamente comparten los típicos parámetros del antiguo caballo de montaña cántabro-pirenaico, es más, una persona no especializada en caballos difícilmente diferenciaría entre unas y otras razas. Son caballos de tipo poni, pero no ese poni que nos viene siempre a la cabeza, el de los parques de atracciones, no son tan bajos como el poni “Shetland”, son caballos de menor estatura que un caballo de silla moderno, lo que aquí en España antes se le denominaba “Jaca”. El perfil de su cabeza suele ser recto o sub-cóncavo, la altura a la cruz suele variar según la raza y sexo pero va desde los 120 a 140 de medía sobrepasando para los máximos o mínimos esta medida en pocos centímetros, el peso también puede oscilar entre los 165 y 330 kilos. El cuello suele ser recio, fuerte y de amplia inserción, las orejas de pequeñas a medianas, las extremidades finas pero fuertes, con buenas articulaciones, casco pequeño, duro y negro, cernejas escasas, la cola de inserción baja, negra y muy poblada. Los colores de la capa van desde el negro puro al castaño pasando por todas las tonalidades intermedias, además de estar presente el gen de dilución “agouti” que diluye el manto negro de algunos caballos creando así el tipo de caballo castaño de patas negras, crines y rabo negro, siendo un colorido muy común en la raza “Garrano” del Norte de Portugal, el “Caballo Pura Raza Gallega” y la “Jaca Navarra”.  En invierno la imagen de estos caballos cambia totalmente, un pelo largo, basto y denso llamado borra le da la apariencia de un animal prehistórico.



Las razas de caballo cántabro-pirenaico de montaña de la Península son las siguientes:
·         El Garrano procedentede del Norte de Portugal.
·         El Caballo Pura Raza Gallega, de Galicia claro.
·         El Asturcón, de Asturias, hay dos poblaciones una occidental de capa castaña y una oriental de capa negra.
·         El Monchino, de la montaña del Oriente de Cantabria.
·         El Pottoka del Pais vasco, Pirineo Occidental.
·         La Jaca Navarra, propia de las montañas navarras, Pirineo Navarro.

Además de estas razas hay otro caballo de sangre muy cercana a los anteriores que merece especial mención pues es el único subtipo vivo representante del antiguo caballo de meseta y es el caballo “Losino”, que tras darlo algunos oficialmente por desaparecido como raza por su mezcla con “Bretón” volvió a reaparecer y a recuperar su población hasta unos 350 a 400 ejemplares en el 2006 gracias a Ricardo de Juana, un amante de la raza que dedicó gran parte de su vida a su recuperación, después el ayuntamiento burgalés de Pancorbo se hizo cargo de la cría del caballo “Losino” a través de la asociación el “Bardojal”, en la actualidad creo que existen algo más de 200 caballos de raza “Losina”. El caballo “Losino” estaba estrechamente emparentado con la extinta Jaca Soriana y también con el caballo Catalán, su aspecto es muy cercano al de los  caballos del tronco cántabro-pirenaico, pero son caballos algo más altos y pesados llegando a medir como máximo a la cruz unos 147 centímetros y pesar hasta unos 350 kilos. Aparte del “Losino” existen dos razas más destacables originarias del Pirineo Francés, del departamento de Ariège, cerca de Andorra, son el caballo de “Merens” de capa negra y el caballo “Castillonnais” de capa castaña, ambos caballos prácticamente solo se diferencian en el color, estas razas están estrechamente emparentadas con nuestros caballos de montaña ibéricos y se asemejan bastante a un “Losino” pero son algo más pesados y de aspecto más robusto, patas algo más recias y presentan cernejas bastante pobladas cosa que no es muy común en nuestros caballos. Ambas razas son buenas para zonas de alta montaña, resisten bien el frío, la humedad y la nieve, pero trabajan mal en ambientes de calor. El antiguo caballo pirenaico que existió en abundancia hasta hace apenas un siglo en el Pirineo Aragonés y Catalán seguramente se parecía mucho a estos caballos franceses y al “Losino”, las fotografías antiguas muestran jacas de colores oscuros y complexión cercana al prototipo cántabro-pirenaico actual. En Cataluña la “Asociación del Caballo de Tiro Catalán” está intentando recuperar este antiguo caballo que fue muy famoso en su tiempo, es cosa difícil, pues se parte de muy pocos animales que en cierto grado podrían poseer sangre de alguna otra raza como el caballo “Bretón”, creo que tal vez el proyecto sería más factible si se usara sangre del “Losino” y del “Merens” si quieren un caballo bueno para montaña y sierras o de Mallorquín y Menorquín sin lo que quieren es un caballo de silla más alto y cercano al tipo de estepa que se adapte bien al llano y la costa.  Por otra parte aquí en Aragón como siempre nos quedamos zagueros en esto de la conservación, el caballo hispano-bretón se ha implantado en las montañas como ganado cárnico al igual que en Cataluña eliminando así al antiguo caballo  autóctono por cruzamiento, mestizaje y dilución de sangres en las actuales razas hispano-bretonas. Y no hemos hecho nada para evitar la pérdida de nuestro caballo autóctono del Pirineo, nadie se ha interesado por ellos, los franceses tuvieron más suerte y reaccionaron a tiempo antes de perder sus caballos conservando el “Merens” y “Castillonnais” , también gallegos, vascos y navarros han conservado los suyos, los han salvado de la extinción justo a tiempo.  Los caballos autóctonos del Pirineo Aragonés y Catalán desaparecieron en la primera mitad del siglo XX, los caballos “Bretones” y en menor medida “Ardeneses” y “Comtois” eliminaron a los autóctonos por su mayor fuerza que demostraban tirando de un arado, de troncos en el monte o de carros en faenas agrícolas y militares, todo esto fue el fruto de un proyecto a nivel nacional para la creación del llamado caballoagrícola-artillero a cargo sobre todo del ejercito, pero poco duró la utilización del hispano-bretón ya que pronto los tractores dejaron atrás a los caballos y a los bueyes, aún así fue el tiempo suficiente para eliminar o casi eliminar a muchas variedades y razas de caballos españoles. Desde entonces el caballo “Hispano-Bretón” se pudo mantener de milagro gracias a su potencial como ganado de aprovechamiento cárnico, pero esa otra jaca negra autóctona del Pirineo ya había desaparecido del paisaje de la montaña aragonesa. Sería interesante que alguna asociación en Aragón hiciera como en Cataluña y se dedicara a intentar la recuperación de la jaca del Pirineo Aragonés, aunque sabemos que realmente es muy difícil encontrar ya bastantes animales en nuestra montaña que mantengan la sangre original de la raza. Seleccionar bretones ligeros de capa oscura para recrear la raza de montaña de Aragón no sería lo más acertado, pues como mucho tal vez conseguiríamos un 10% o 15 % de genética autóctona. Si no se encontraran animales puros, que es lo más normal, lo lógico sería recuperar la raza a través de sangres cercanas como la del “Merens” o “Losino” o las demás razas cántabro-pirenaicas. Tal vez alguno diría “Si pero no sería el autentico caballo Pirenaico Aragonés”, ya claro, pero sería lo más cercano en su genética ya que todas las razas de este grupo del Norte Peninsular comparten antecesores comunes, parten de una misma población de caballo primitivo que se dispersó por la zona Norte. Ahora cada comunidad autónoma tiene su raza propia, pero para los caballos en la antigüedad no había fronteras y para los animales salvajes todavía sigue sin haberlas, el oso pardo y el quebrantahuesos pasan de  Francia a España y de España a Francia sin pedir permiso a nadie y así pasaba antaño con los caballos, es más el comercio ganadero con el país vecino y entre comunidades casi siempre ha fluido en épocas históricas, el ganado francés y español ha tenido siempre mucho contacto e intercambio. Algunas razas de ganado autóctonas actuales, aunque me pondrán verde por decirlo así,  tienen poco de autóctonas, tienen más sangre foránea que autóctona, pero claro, ya llevan muchas décadas con nosotros y por otro lado está el tema de las ayudas de la administración regional y europeas a las razas autóctonas, no sé si hay alguno que no me entienda por donde voy. Así que pues no veo gran problema para que si se formara un grupo de animales suficientemente grande y heterogéneos de genética cántabro-pirenaica en el Pirineo Aragonés, tal vez con los años hasta podría ser declarada raza autóctona aragonesa, ya ha pasado antes con otros animales en España, es más en Madrid están intentando recuperar la raza de caballo serrano, cosa que se presenta difícil, ya veremos con el tiempo en que queda la cosa. De todas las formas por lo menos con este artículo doy algo de información para que en los pueblos del Pirineo las personas que están en el mundillo del caballo, como los picaderos dedicados a excursiones en la naturaleza empiecen a conocer estas razas verdaderamente nuestras que pueden servirles en un futuro seguramente algo mejor que lo hacen sus actuales caballos, por su rusticidad, adaptación al medio y al clima, su resistencia a enfermedades locales y su mantenimiento mínimo. También a cualquier amante de los caballos que sepan que pueden optar por tener  uno de estos animales para su uso en vez de cualquier otra raza extranjera más conocida, son jacas de excelente carácter que se defienden en la montaña igual que una moto de trial, ante la duda en comprar una raza de silla que no sea de gran alzada creo que sería justo considerar estas jacas negras de procedencia norteña y con pedigrí  garantizado por un árbol genealógico de varios miles de años en la Península.


 Para quien considere la posibilidad del silvopastoreo, decirle que puede informarse y verá como estos animales son una de las mejores opciones, en Galicia por ejemplo hay más de 20.000 caballos que andan sueltos todo el año y solo se reúnen una vez al año, mientras se alimentan de tojos, arbustos y brozas despejando, limpiando y abriendo el monte, no son caballos a los que haya que estar constantemente vigilando, ellos se valen por si solos, son bastante autónomos, no suelen tener problemas en los partos, paren solos sin ayuda y generalmente se defienden bastante bien de lobos y otros depredadores cuando son adultos. Hay algunas iniciativas muy interesantes que tal vez podíamos poner en práctica en Aragón para favorecer la expansión de razas amenazadas como la del “Losino” pues en la bahía de Santander, en la marisma de Alday se inició un proyecto hace algún tiempo para la gestión de la vegetación de ese humedal con caballos de raza “Losina”, parece que el proyecto está funcionando muy bien, aquí dejo un enlace sobre eso. En Teruel, en la laguna del Cañizar se trabaja en un proyecto parecido con búfalos acuáticos, parece que también se oyó la intención de incorporar caballos franceses de la Camarga, pero a la vista de la buena experiencia de Santander.¿No sería más ecológico utilizar caballos Losinos para asegurar la conservación de esta especie de la Península tan cercana al tipo de jaca que anduvo por las sierras de Teruel hasta hace menos de un siglo? Lo mismo se podría hacer en otras iniciativas de gestión del Paisaje en nuestras sierras y montañas de Aragón, tanto en grandes humedales como en la gestión de bosques, es una forma barata y ecológica de ahorrar en desbroces mecánicos, pudiendo sacarle además algún provecho, ya que de vez en cuando se podrían hacer subastas de algunos potros. No estaría mal tampoco que el Gobierno de Aragón o los ayuntamientos de algunos pueblos iniciasen o colaborasen en proyectos en los que se pudieran utilizar caballos cántabro-pirenaicos en excursiones y paseos de turistas a sus lomos en trayectos como por ejemplo la ruta de las cascadas de Ordesa o los Miradores de Ordesa, rutas en Sierra de Guara o en el Moncayo, sería interesante que quién quisiera poner en funcionamiento algún tipo de estos proyectos pensara un poco en la utilización de estas razas nuestras de toda la vida y así les haría un bien a estos caballos fomentando su cría y expansión para evitar perderlos. También animo a otras comunidades como Castilla León o La Rioja a hacer lo mismo, por ejemplo en Soria que antaño existió la "Jaca Soriana" y era un pariente muy cercano del "Losino" podría utilizarse este caballo en algunas zonas como la Sierra de Urbión para silvopastoreo en los pinares o en plan de excursiones por la sierra, hay otros lugares en Soria como el Cañon del Rio Lobos que también son zonas actas para paseos a caballo donde el Losino estaría totalmente en su ambiente, aunque en toda Castilla León este caballo podría utilizarse sin problema ya que se adaptaría a la perfección, incluso en la Sierra Madrileña.