Translate

lunes, junio 21, 2010

Pinares de Zuera, a dos años del incendio.


Casi un par de años después del gran incendio de los pinares de Zuera y Castejón, he vuelto a recorrer estos parajes para estudiar un poco sobre el terreno la recuperación vegetal del entorno.
He comprobado como existen dos grandes zonas evolucionando de forma muy diferente, una de ellas es la zona en la que el hombre no ha actuado todavía, la zona virgen por así decirlo y la otra es la zona antropizada donde se han realizado trabajos forestales de retirada de madera quemada. En el primer área los pinos quemados, aunque muertos, siguen en pie formando un oscuro bosque de esqueletos arbóreos, es aquí donde he podido apreciar como, sin demasiado esfuerzo, la naturaleza a resurgido de sus cenizas de una forma increible, volviendo a tomar posesión del terreno y dando forma a un diverso sotobosque. La coscoja abunda como antes del incendio y el porte de estos arbustos es ya de buena talla, se hacen acompañar por encinas que también han rebrotado de sus raices alcanzando ya una altura considerable en muchos casos. Pueden verse también muchos otros arbustos como enebros, rosales silvestres, escambrón, endrino, aladierno, madreselva, romero, aliaga, santolina y plantas como el lino azul, el hipérico, cuajaleche, candilera, pinillo, adormidera o el ababol. Y como no, los pequeños pinos que germinaron el pasado año presentan ya en esta zona una altura de más de dos palmos con muchos brazos, similares a matas de romero, el desarrollo ha sido muy bueno.







El suelo del bosque está tapizado ya por diferentes especies de arbustos y entre los arboles quemados se mueven muchas aves cantoras como los pinzones que con sus trinos te hacen sentir mucha esperanza para el pinar, te das cuenta de que a veces, como aquí los incendios aunque son terribles destructores, son parte de un un ciclo más dentro del bosque mediterráneo, donde este se ha adaptado durante millones de años para resurgir fuertemente y volver a la vida.



Antes he hablado sobre una de las zonas y ahora quería describir la otra, la zona adulterada, sobre la que la maquinaria pesada ha trabajado cortando y trasportando los pinos secos. aquí el paisaje es muy diferente, las plantas no son las mismas que en la anterior zona, el terreno se ha visto inundado de malas hierbas de secano y gramíneas principalmente. En el suelo además de las cenizas hay mucha ramucha rota, a veces parece que andas sobre un tapiz de cortezas, ramas secas y serrín. Se pueden ver algunos pequeños pinos germinados pero en menos cantidad que en la zona anterior y de mucho menor porte, lo mismo pasa con la coscoja, aquí no forma arbustos espesos, solo se ven rebrotes pequeños y distanciados. Aquí es difícil encontrar muchas otras especies de plantas y arbustos que antes habitaban en el interior del pinar, no se ve casi ninguna madreselva, ni endrinos, ni enebros apenas.

Creo que parece verse sin profundizar mucho en estudios que la zona de pinar donde no se han ejecutado acciones forestales de corta todavía llevan un desarrollo vegetal mucho mayor y diverso conservandose en ella gran parte de especies ligadas al pinar natural que aquí había en su día. Observo como la masa de pinos quemados, aún dan algo de sombra al sotobosque, que aunque no es mucha, puede ser la justa para el óptimo crecimiento de los arbustos asociados al pinar, creo que actúan como una red de sombreado de esas que se usan en los viveros por las que entra una luz difusa, no muy fuerte que evita el desecado de las plantas en verano.
Por otra parte me parece que el terreno que está siendo despejado de arboles seguramente con los años volverá a tener pinos, pero habrá perdido muchísimo en biodiversidad.
Me parece que a mi modesto entender los pinares de Zuera deberían de ser objeto de un estudio serio antes de que todo el terreno sea procesado y creo que además deberían de estudiarse métodos
de extracción de la madera que no fueran tan perjudiciales para el ecosistema y mantuvieran la biodiversidad, si se sigue trabajando de la manera actual habremos conseguido hacer mucho mas daño al ecosistema del pinar que las llamas del incendio de hace dos años, nada volverá a ser igual.


Enlaces:

* Pinar de Zuera a un año del incendio. (Zaragoza Salvaje).
* Pinares de Zuera, el pulmón verde de Zaragoza. (Zaragoza Salvaje).

viernes, junio 18, 2010

Muchas patas.


En la foto se puede ver una cigüeñuela de la balsa del Ojo del Cura de Casetas, pero se aprecia algo extraño. ¿Cuantas patas tiene la cigüeñuela? Parecen muchas ¿Verdad? En realidad y lo veréis más abajo algunas patas corresponden a dos de sus pollos que se cobijan bajo las alas del progenitor, resulta que al detectar algún peligro este llama a sus crías que se esconden bajo él hasta que vuelve la calma a la zona y pueden salir.



El verano se acerca y cada día viene más gente por la balsa, pero hemos de cuidar de su entorno, en las mesas se pueden hacer meriendas o celebrar cumpleaños pero, por favor, no dejéis rastro por donde paséis intentar conservar todo tan natural como es, evitando abandonar basuras, botellas, vasos o bolsas. Procurad no dejar todo como lo han dejado ayer algún grupo que usó estas mesas, pues los demás también tienen derecho a usarlas y a encontrarlas en buenas condiciones. Hay papeleras para tirar las cosas y si es mucha basura, llevadla a un contenedor, no seáis puercos. Recordad que esta zona además de un parque urbano es un espacio natural que alberga fauna y flora muy especial, intentemos cuidar de todo, mantenerlo y mejorarlo, pues puede llegar a ser un gran parque de interés regional si todos nos lo proponemos.

viernes, junio 11, 2010

Jardinería en Alagón


En Alagón llevan algún tiempo apostando por la jardinería eficiente en el ahorro de agua, es un pueblo donde en muchos de sus jardines se pueden observar diseños creativos con plantas mediterráneas de gran resistencia como el romero, santolina, espliego, agracejo, adelfa, cipreses y enebros. El riego se hace por goteo directamente a cada planta, eliminando así los aspersores, también los tapices de cesped son sustituidos por gravillas.
En la entrada al pueblo hay desde hace años una rotonda ajardinada muy maja de la que podrían tomar modelo otros pueblos y la ciudad de Zaragoza, en ella podemos ver una antigua máquina de trén, recordando la importancia que este transporte tuvo aquí y lo mucho que echan de menos los alagoneses una red adecuada de trenes de cercanías que les pudiera acercar a Zaragoza. La rotonda usa también la gravilla como tapiz y en ella se pueden ver varios olivos, arboles resistentes muy ligados a la historia agrícola de toda esta zona, además muchas otras plantas y arbustos de diferentes tamaños se reparten en estratos dentro de la rotonda.
La entrada del cementerio municipal también ha sido acondicionada con gravilla y plantas de gran resistencia a la sequía como las adelfas que pueden verse bajo los pinos carrascos y cipreses del jardincillo de la entrada.
Este fín de semana Alagón está en fiestas, es un buen momento para visitar el pueblo y disfrutar del lugar y sus gentes.

lunes, junio 07, 2010

Incencio del Castellar, un año después.

Hace ya casi un año del gran incendio que asoló buena parte de los montes del Castellar, estos días atrás pasé por la zona para ver si la propia naturaleza empezaba a regenerarse y si los arbustos y plantas comenzaban a crecer de nuevo. No esperaba ver un paisaje tan sumamente árido como el que encontré, las lluvias del invierno y primavera habían lavado la tierra de las laderas eliminando la ceniza, todo el suelo tenía un aspecto yesoso, tierra blanca y a veces gris cemento, pero muy poca vegetación, casi nula en algunas zonas. Solamente se podían ver rebrotar algunas coscojas en las partes más altas, bajo el pinar incendiado, también alguna efedra y grupos de férulas en las hondonadas. No vi ningún pino creciendo de la simiente caída de los árboles muertos, algo raro, parece que este terreno ha perdido casi toda su fertilidad al desaparecer la poca capa orgánica que tenía, esto es un verdadero desastre medioambiental para estas duras tierras del Castellar. Seguramente la regeneración vegetal tardará cientos de años en completarse hasta el punto en que se encontraba, la perdida de biodiversidad ha sido muy grande.





Os dejo varias fotos de un antes y un despues, creo que nosotros ya no volveremos a ver nunca un paisaje como el que hubo en estos montes.