Translate

lunes, junio 21, 2010

Pinares de Zuera, a dos años del incendio.


Casi un par de años después del gran incendio de los pinares de Zuera y Castejón, he vuelto a recorrer estos parajes para estudiar un poco sobre el terreno la recuperación vegetal del entorno.
He comprobado como existen dos grandes zonas evolucionando de forma muy diferente, una de ellas es la zona en la que el hombre no ha actuado todavía, la zona virgen por así decirlo y la otra es la zona antropizada donde se han realizado trabajos forestales de retirada de madera quemada. En el primer área los pinos quemados, aunque muertos, siguen en pie formando un oscuro bosque de esqueletos arbóreos, es aquí donde he podido apreciar como, sin demasiado esfuerzo, la naturaleza a resurgido de sus cenizas de una forma increible, volviendo a tomar posesión del terreno y dando forma a un diverso sotobosque. La coscoja abunda como antes del incendio y el porte de estos arbustos es ya de buena talla, se hacen acompañar por encinas que también han rebrotado de sus raices alcanzando ya una altura considerable en muchos casos. Pueden verse también muchos otros arbustos como enebros, rosales silvestres, escambrón, endrino, aladierno, madreselva, romero, aliaga, santolina y plantas como el lino azul, el hipérico, cuajaleche, candilera, pinillo, adormidera o el ababol. Y como no, los pequeños pinos que germinaron el pasado año presentan ya en esta zona una altura de más de dos palmos con muchos brazos, similares a matas de romero, el desarrollo ha sido muy bueno.







El suelo del bosque está tapizado ya por diferentes especies de arbustos y entre los arboles quemados se mueven muchas aves cantoras como los pinzones que con sus trinos te hacen sentir mucha esperanza para el pinar, te das cuenta de que a veces, como aquí los incendios aunque son terribles destructores, son parte de un un ciclo más dentro del bosque mediterráneo, donde este se ha adaptado durante millones de años para resurgir fuertemente y volver a la vida.



Antes he hablado sobre una de las zonas y ahora quería describir la otra, la zona adulterada, sobre la que la maquinaria pesada ha trabajado cortando y trasportando los pinos secos. aquí el paisaje es muy diferente, las plantas no son las mismas que en la anterior zona, el terreno se ha visto inundado de malas hierbas de secano y gramíneas principalmente. En el suelo además de las cenizas hay mucha ramucha rota, a veces parece que andas sobre un tapiz de cortezas, ramas secas y serrín. Se pueden ver algunos pequeños pinos germinados pero en menos cantidad que en la zona anterior y de mucho menor porte, lo mismo pasa con la coscoja, aquí no forma arbustos espesos, solo se ven rebrotes pequeños y distanciados. Aquí es difícil encontrar muchas otras especies de plantas y arbustos que antes habitaban en el interior del pinar, no se ve casi ninguna madreselva, ni endrinos, ni enebros apenas.

Creo que parece verse sin profundizar mucho en estudios que la zona de pinar donde no se han ejecutado acciones forestales de corta todavía llevan un desarrollo vegetal mucho mayor y diverso conservandose en ella gran parte de especies ligadas al pinar natural que aquí había en su día. Observo como la masa de pinos quemados, aún dan algo de sombra al sotobosque, que aunque no es mucha, puede ser la justa para el óptimo crecimiento de los arbustos asociados al pinar, creo que actúan como una red de sombreado de esas que se usan en los viveros por las que entra una luz difusa, no muy fuerte que evita el desecado de las plantas en verano.
Por otra parte me parece que el terreno que está siendo despejado de arboles seguramente con los años volverá a tener pinos, pero habrá perdido muchísimo en biodiversidad.
Me parece que a mi modesto entender los pinares de Zuera deberían de ser objeto de un estudio serio antes de que todo el terreno sea procesado y creo que además deberían de estudiarse métodos
de extracción de la madera que no fueran tan perjudiciales para el ecosistema y mantuvieran la biodiversidad, si se sigue trabajando de la manera actual habremos conseguido hacer mucho mas daño al ecosistema del pinar que las llamas del incendio de hace dos años, nada volverá a ser igual.


Enlaces:

* Pinar de Zuera a un año del incendio. (Zaragoza Salvaje).
* Pinares de Zuera, el pulmón verde de Zaragoza. (Zaragoza Salvaje).

10 comentarios:

josi dijo...

Muy interesante....pero me parece que los ingenieros de montes no se qué opinaran. Creo q ellos lo miran todo en metros cúbicos de madera y en pinos plantados.

Juan dijo...

En mi humilde opinión creo que el único trabajo que se debería hacer en estos casos es un ligero aclaramiento en la nueva masa vegetal pasados unos años del incendio si hay zonas con elevada densidad de nuevos pinatos como ocurre en la palomera.


@ josi
Los ingenieros de montes y los concejales de los ayuntamientos se preguntan ¿ Qué es esa mi..da verde que crece debajo de esa suculenta madera?.

Nykza dijo...

Me parece que estos montes tendrian que dejar regenerase solo sin la ayuda de repoblaciones y que toda la madera quemada se quedara como nutrientes para el suelo y no se vendiera.
Visitar mi blog:http://nykza-faunaiberica.blogspot.com/

Javier dijo...

Hola compañero, tu también andas liado con el curro?
Un cordial saludo

Calceolusycentaureas.blogspot.com

Jose Miguel Pintor / Mail: jose.m.pintor@gmail.com dijo...

Para Javier.
Si que ando liado maño, bastante y no solo con el curro, la verdad es que no me queda tiempo para escribir mucho últimamente.
Un saludo.

carlos lastanao dijo...

A mi por decir lo mismo dos meses tras el incendio me llamaron talibán. Estoy muy contento de oir esa interpretación de la pequeña sombra que hacen los pinos secos y quemados, por que fue lo miso que yo dije entonces. Cualquier sonmbra por pequeña que esta sea representa una ventaja frente al sol de justicia que cae en esta tierra. Además hay perchas desde las que los pájaros pueden liberar semillas de plantas que no rebrotan y poco a poco la madera se integrará al ciclo de la materia en el bosque.
No creo que haya que aclarar nada. Los bichos que llevan milenios haciéndolo lo harán perfectamente.

Jose Miguel Pintor / Mail: jose.m.pintor@gmail.com dijo...

Para Carlos Lastanao.
Yo pienso, desde luego que lo de la sombra es algo muy importante, solo hay que ir al lugar y comprobar la regeneración y compararla con otras zonas. Lo que habría que controlar mucho, será el pastoreo, pues si pasan las ovejas ahora que los nuevos brotes empiezan a surgir, estas acabarán con todo y ya no existirá otra posibilidad más que la de la reforestación y habremos perdido gran biodiversidad.

Jorge dijo...

Hola totalmente de acuerdo con lo que comentas de la regeneración y de la sombra.
En los pinares quemados de Valmadrid, pasa exactamente igual, en la parte donde han hecho poda y saca de madera, el suelo se ha quedado pobre, muy diferente del que se ha dejado sin actuar.
A parte de la sombra también es importante que protege algo del viento, que guarda mas humedad y mas insectos que descomponen materia. Vamos más vida y material que abona y protege el suelo.

A.J dijo...

SI SEÑORES, TODA LA RAZÓN...PERO LA MADERA NO MUY QUEMADA COMO LA DE ESOS PINOS VALE DINERO, SE UTILIZA PARA CONGLOMERADOS Y VITURAJE, CON EL$$$$$ HEMOS TOPADO.

Fer dijo...

Si las personas que trabajan arrasando con esa madera quemada, lo hicieran limpiando los montes que aun no se han quemado, otro gallo nos cantaría.