Translate

lunes, marzo 22, 2010

¡Que asco de televisión!


El otro día veía la tele a eso de las cinco y pico de la tarde, dejé un canal en el que ponían un programa de esos que repasan momentos curiosos y chistosos de otros programas, tipo “Homo zapping”' o algo así. De repente sacaron imágenes de gran hermano, creo, donde salía una mujer insultando a un hombre a grito pelado, le dijo de todo, no sé ni las veces que nombró su órgano sexual, todo se lo pasaba por allí. Me quede bastante alucinado, volví a mirar el reloj y pensé ¿Cómo puede ser? A esas horas en las que los niños pequeños están ya en casa merendando va y sale semejante personaje diciendo burradas, algo así a lo Belén Esteban, pero incluso más vulgar. Estas cosas solo pueden pasar en España. ¿Pero no se reunió el Gobierno con las televisiones para establecer unos horarios de protección a la infancia? ¿Entonces qué ocurre? ¿Nadie respeta nada? ¿No debería el Gobierno velar por el cumplimiento de este horario? ¿Por qué no sanciona a las televisiones que abusan de esta forma? Me parece que para el Gobierno en este momento es más importante velar por los intereses de las SGAE intentando censurar las descargas de internet que proteger la inocencia de los niños que se sientan frente al televisor cada día. ¿Qué opciones tenemos los padres? ¿No dejar ver la tele a los hijos pequeños o contratar una plataforma de canales privados?

Aparte, además de los niños, los adultos recibimos a través de la tele una cantidad de basura increíble en forma de imágenes, cualquier día a cualquier hora puedes ir cambiando de canales y raramente no verás más de uno en el que se insulta la gente constantemente, no hay programas de debate, solo peleas barriobajeras. ¿Verdaderamente es esto lo que quiere el público? Sinvergüenzas, jetas, vividores, la más baja calaña de nuestra sociedad se dan cita a diario en muchas televisiones para distraer a los televidentes, o más bien para agilipollarnos, pues eso si con varias dosis semanales de toda esta nauseabunda femera televisiva seguramente nuestro cerebro se transformará gradualmente en un huevo frito caducado.


Recuerdo como en una entrevista, Sebastián Álvaro, director de “Al filo de lo imposible” contaba una anécdota sobre cuando empezó con esto de los documentales, hace bastantes años, y decía que le presento un proyecto sobre una escalada, creo que al Himalaya, a un alto directivo de televisión española intentándole convencer de la emisión de ese documental. El caso es que hablando con él le comentó que pudiera ser que el reportaje no generara mucha audiencia a lo que le replicó el directivo recordándole que la televisión pública no estaba para generar audiencia, sino para elevar la cultura en los hogares españoles. ¡Qué tiempos aquellos!

Desde luego, que la televisión pública debería sobresalir haciendo programas de calidad donde no primen las audiencias, tendría que ser una alternativa verdadera a la telebasura a la que estamos acostumbrados, pero además me parece que las otras televisiones, las privadas tendrían que echar el freno, alguien debería sacarles la tarjeta roja. No porque sean privadas tienen que tener el derecho a emitir cualquier asquerosidad, joder, que lo emiten libremente y lo podemos sintonizar todo el mundo, tendría que haber alguna limitación, y si no que emitan en codificado y solo para abonados. Los gobiernos son cómplices de estas televisiones al no dictar ninguna legislación restrictiva en este sentido. Los niños y jóvenes en general pasan demasiado tiempo empapándose de televisión, cuando yo era niño todos queríamos ser como Superman, ahora en cambio a los niños seguramente les mola mas el rollo “John Cobra” y su representación “Me vais a tocar la poya”. Antes te tragabas dibujos como los de Marco y su mono Amedio, Heidi, la abeja Maya, Vickie el vikingo, ahora son más agresivos, muchos no tienen ni guión ni nada, solo tratan de pelearse, como en el caso de los Pokemon, ¿Qué puñetas aporta a la educación de un niño pequeño unos dibujos donde varios chicos entrenan a sus mascotas para inflarse a ostias? Puedo imaginarme a un niño fan de los Pokemon pidiéndole a su padre que le compre un dogo argentino para entrenarlo y que se coma a su amigo Pedrito porque le ha quitado la novia. En fin que tenemos una televisión que apesta a podrido, pasamos de los dos rombos y el prohibido para menores de 18 años al todo vale, al sensacionalismo, buscar la noticia más llamativa aunque sea falsa o maquillarla para que suene más bestial, en la actualidad las películas de zombis con sangre y vísceras están prohibidas para menores de 7 años o lo que es lo mismo permitidas para mayores de 7. ¿Dónde está Banana Joe y el equipo A y Sabrina enseñando las tetas? Estamos haciendo que nuestras pequeñas personitas se vuelvan insensibles a la violencia extrema, en los noticiarios sacan imágenes a la hora de comer de gente muerta con las tripas fuera constantemente, películas bárbaras para niños y grandes hermanos donde el que más insulta es el que más famoso se hace y más dinero gana. Hemos mejorado la calidad de nuestra pantalla, ahora es digital, pero el contenido cada día va a peor. Creo que voy a eliminar a tele 5 y otros canales de mi televisión, me queda el consuelo de que al menos han vuelto a reponer “El hombre y la Tierra” en la 2.

4 comentarios:

Anónimo dijo...

Totalmente de acuerdo contigo. Menos mal que hay gente como tú pensando así en este país. Pensaba que estaba sola en esto.

watchman dijo...

Tienes mas razon que un santo,solo hay que ver un poco (no mas de 5 minutos por salud)de ese programa llamado "mujeres y hombres y viceversa" o lo que es lo mismo "putas y chulos y viceversa",y lo emiten por la tarde!!!.me hace gracia la gente que dice "esque todo el mundo ve esos programas",joder todo el mundo caga y no por eso deja de oler mal la mierda.

Anónimo dijo...

Al poder establecido le interesa que haya esta telemierda, que mejor para ellos que una sociedad consumista idiotizada y sin valores...

Anónimo dijo...

bueno que decir de esta mierda de tv pues basura y mas basura y pura basura