Translate

lunes, enero 05, 2009

La mirada del gato.


El gato doméstico me ha atraído siempre por su seductora mirada y atractiva estampa silvestre y es que en realidad el gato es un animal libre y silvestre que se comporta como la mayoría de los felinos salvajes. Si el gato vive con los humanos no es porque nosotros lo hemos domesticado sino porque ellos se fueron acercando a nosotros beneficiándose de un pacto silencioso entre ellos y los hombres por el cual podrían guarecerse del frío y la lluvia en el interior de nuestras casas, corrales o cuadras y podrían comer las sobras de nuestras comidas y basuras a cambio de que eliminaran los ratones y ratas que amenazaban nuestros almacenes de grano y alimento.

Durante miles de años poco se han diferenciado los gatos de su pariente el gato montés africano (Felis silvestris lybica) del cual descienden todas las razas de gatos según recientes estudios del ADN de mas de un millón de gatos silvestres y domésticos que sacan a la luz las grandes semejanzas genéticas con varias poblaciones de este gato montés que habitan en Israel y los Emiratos Árabes.

Catorce años convivimos mi familia y yo con una gata a la que llamábamos Casandra, que no era de ninguna raza selecta sino de una estirpe ligada a esos primeros gatos medio silvestres medio domésticos que siempre han rondado por las casas de los pueblos. Mi gata era de esas de varios colores a manchas y además marcada con rayas como los gatos monteses, de pelo medio corto, le gustaba dormir delante de la estufa eléctrica en invierno, era una friolera como todos los gatos. Mi gata vivió en un piso durante toda su vida a excepción de los veranos que se trasladaba con nosotros de camping al Pirineo y es entonces cuando te dabas cuenta de que por más que era una gata domesticada desde que tenía mes y medio, aun así seguía manteniendo un instinto muy fuerte por lo que le era muy sencillo subir a árboles y cazar gorriones, ratones y lagartijas que solía traernos a modo de regalo después de sus paseos por los sotobosques y prados que rodeaban el camping. Era una gata doméstica pero independiente y orgullosa, permitía que la acariciaran pero durante poco tiempo y no de cualquier persona. Mi padre era para ella algo así como su líder de manada, vamos que con el era con el que mejor se entendía y siempre estaba tumbada a su lado o esperándole en la puerta a la hora de la llegada del trabajo, era una gata muy astuta que sabía adaptarse a cualquier situación.

Los gatos poseen unos sentidos muy desarrollados, los ojos están implantados en la zona frontal de la cabeza cerca el uno del otro y mirando al frente con lo que pueden calcular hábilmente las distancias, algo que les beneficia a la hora de cazar. El ojo está diseñado para amplificar la luz por lo que por el día con suficiente luz la pupila se cierra para evitar la entrada de luz en exceso y con poca luz se abre al máximo para poder ver casi en la oscuridad. Los gatos también abren la pupila totalmente un momento antes de lanzarse sobre su presa como acto reflejo, tal vez eso mejore por un instante la visión para poder actuar sin fallo alguno. El oído se comporta como una antena que gira constantemente buscando el más mínimo sonido incluso cuando duermen. El tacto también le es de gran ayuda en situaciones de oscuridad, pues sus bigotes y los pelos rígidos que tiene sobre los ojos son muy sensibles a la vibración y les trasmiten datos que ellos saben interpretar muy bien. Sus piernas junto con su elástica columna y fuertes músculos le sirven como un muelle, un gato suele saltar de alturas cercanas a los tres metros con facilidad y se conocen casos en que han caído de buena altura y han salido bien parados. Cuando salgo a pasear con mi perra me percato de que los gatos que me encuentro por el campo se dan cuenta de la llegada de mi perra con mucho tiempo y nos vigilan pero permanecen inmóviles por lo que casi siempre mi perra no se da cuenta de su presencia si no le viene su olor, recuerdo que una vez nos salio uno prácticamente de entre las piernas por la noche dándonos un susto, es muy útil esa forma de protegerse pasando desapercibido.

Actualmente los gatos están sufriendo como le paso al perro una selección forzada por las modas que ha hecho que en poco más de un siglo aparecieran muchas nuevas razas de diferentes complexiones, colores, tipos de pelo e incluso razas raras creadas por los criadores que aprovecharon algunas mutaciones fortuitas como las razas sin pelo, sin cola o de orejas caídas. Esta selección aleja a esos gatos cada vez más de lo que fueron, depredadores perfectos, silenciosas armas de matar y los convierte en mascotas tranquilonas y menos adaptadas al medio natural. Aunque hay razas que conservan gran instinto otras como los gatos persas se parecen poco a un gato montes en cuanto a capacidad de supervivencia y adaptación a la libertad. Las razas de origen asiático suelen ser más ligeras que las europeas y la cabeza es más puntiaguda y fina, no tan redonda como en los europeos, la mirada suele tender a bizquear, también las orejas suelen ser más grandes que en nuestras razas, muchas de estas características podemos observarlas ya en nuestros gatos callejeros por el cruce con las nuevas razas, así como coloraciones y marcas propias de otras razas como los siameses.


Las diferentes culturas a lo largo de los tiempos han venerado o incluso temido y perseguido a los gatos, para muchos como los egipcios fueron seres divinos que acompañaron a sus señores hasta en el lecho de muerte trasformados en momias. En Europa cuentos y leyendas decían de los gatos que eran seres cercanos a las brujas y demonios, los gatos de color negro daban mala suerte, menos en Inglaterra que eran símbolo de buen augurio. El gato común fue llevado desde hace siglos por los navegantes a todos los lugares del mundo ya que para ellos llevar un gato a bordo también atraía a la suerte. En muchas islas el gato se comportó como una grave amenaza para la fauna autóctona, sabiéndose incluso de la extinción de alguna especie de ave a causa de la depredación que los gatos causaron sobre ellas y es que no hemos de olvidar que el gato nunca fue nuestra mascota sino una fierecilla que quiso vivir cerca del hombre.

Mas información:

* Origen del gato. (BBC).

* Origen del gato. (NeoFronteras).

* Origen del gato. (De alimañas y vermes).