Translate

domingo, noviembre 08, 2009

400 pinos plantados.

La mañana salía fresca y con nieblas o “boira” como se solía decir antaño por estas tierras, pero poco a poco fue despejando y la verdad es que el tiempo acompañó bastante y una vez acabamos la plantación aún llovió algo, que tampoco les habrá venido mal a los pinos.

A las nueve de la mañana nos juntamos todo el grupo de valientes en la Plaza de España en Pina de Ebro, personal del ayuntamiento, miembros de la Fundación Aragonesa de Reforestación y Ecología, gente del pueblo y otros voluntarios como yo y desde allí partimos hacia un terreno cercano al pueblo, era un campo de secano abandonado en el que crecían algunas sosas, cardos y sisallos.

La cigüeña nos vigilaba desde la torre de Pina.

Una vez en el terreno se repartió la herramienta, yo llevé mi propia azada de casa que ya está enseñada y trabaja en automático. Empezamos a darle sin prisa pero sin pausa, chino chano, y a lo que quisimos darnos cuenta ya estaban casi todos los pinos plantados. Seguramente siendo que era la primera vez para muchos que asistían a una reforestación de este tipo puede que por la falta de experiencia no lleguen a agarrar bastantes pinos, pero por otra parte es buena época para plantar y además recibieron un buen riego con lo que tal vez no sean tantas las marras. Lo que si nos dijeron es que había mucho conejo por allí y que eso seguramente haría peligrar la plantación, ojalá que haya suerte y no se acerquen mucho a los pinos.



Creo que lo que sería interesante en esta y en otras plantaciones de secano como esta, intentar al cabo de un año reponer las plantas que hayan fallado, pero con otras especies diferentes no con pino, por ejemplo con sabinas albar, negral, enebros de la miera, lentiscos, romeros, así enriqueceríamos la masa boscosa al crear más variedad botánica que a la larga atraería un mayor número de especies animales asociadas. Bueno, de todas formas de momento lo que tenemos que pensar es a ver si toman los pinos y luego en que el año que viene habrá que regarlos varias veces para el verano, por lo menos dos o tres riegos, cuantos más se puedan mejor, si no lo hacemos así de nada habrá servido la reforestación, pues los veranos son cada vez más secos y las plantas aún son muy pequeñas y delicadas.



Al final la jornada creo que ha sido bastante satisfactoria, los niños se lo han pasado bien y han aprendido lo duro que es plantar arboles y se han acercado un poco más a la naturaleza con este acto, creo que es bueno para ellos ver que sus padres se preocupan por estas cosas de la ecología y los bosques, pues son modelos de comportamiento que seguramente les influirán positivamente en su desarrollo personal, mas de esto tenían que ver y hacer los niños y adolescentes y no estar colgados continuamente de las consolas o viendo programas como “Gran Hermano”.



Después del trabajo todos se juntaron para almorzar y reponer fuerzas, pero yo me vine para casa que ya me podía el cansancio, pues había estado trabajando toda la noche y no había dormido todavía, en fin creo que una o dos veces al año se puede perdonar el sueño para hacer algo como esto, ahora en Pina de Ebro hay 400 pequeños pinos más. A ver si para el año que viene nos animamos y multiplicamos por dos o tres ese número, pero eso solo se puede hacer si la gente participa de verdad, que los padres últimamente solo se mueven para llevar a sus hijos a que entrenen al fútbol y hay más cosas aparte de eso, que con esto también se hace deporte y se airea uno, que viene bien de vez en cuando.




1 comentario:

Anónimo dijo...

Estos días está lloviendo bastante, eso les hará bien a los pinos.