Translate

sábado, marzo 21, 2009

Cosas sobre cigüeñuelas.


Aprovechando que tenemos ya por nuestras tierras a las cigüeñuelas quería dar un poco de información sobre ellas para que los visitantes del Ojo del Cura en Casetas podáis conocer algo acerca de sus costumbres y características y así la visita sea un poco más entretenida al observar en la balsa a estas aves.

Por las fotos de mi blog ya podéis ver que esta ave se le da un aire a las cigüeñas comunes, pero su tamaño es mucho más pequeño. El macho se diferencia de la hembra en que el color del dorso de las alas y espalda es de un negro brillante muy contrastado con el blanco del pecho, siendo en las hembras en vez de negro un marrón oscuro. Los machos suelen tener la parte trasera de la cabeza y cuello negro, gris oscuro o blanco y las hembras moteado en gris, pero no siempre es así, por lo que este no es un rasgo completamente diferenciador. Las cigüeñuelas adultas tienen las patas rosadas en invierno y de un rojo intenso en primavera y verano, así como el pico es de color negro.

Cuando está tranquila, en descanso suele encoger una pata apoyándose entonces solo con la otra, también lo hacen como otras especies limícolas. Cuando se sienten amenazadas o se asustan por la presencia de una persona suelen salir volando en círculos chillando agudamente para alertar a las demás. Normalmente vuelan bajo alrededor del intruso hasta que este se aleja, entonces vuelven a la calma descendiendo sobre la balsa. Suelen mostrarse agresivas entre ellas cuando se están alimentando si se acercan mucho unas a otras, a veces acaban revoloteando y chillando como cuando una persona las molesta, arrastrando a veces a mas individuos en su revuelta.

Las cigüeñuelas se alimentan principalmente de insectos, larvas y crustáceos que atrapan sobre el agua, sumergiendo el pico (e incluso la cabeza) y también removiendo el fondo con un movimiento lateral de la cabeza para luego atrapar los organismos en suspensión, además en su dieta también se incluyen vegetales (semillas flotantes), anfibios y pequeños peces.

Los nidos de estas aves están hechos en el suelo y son de materia vegetal y barro, si están situados en el agua suelen ser algo mas altos que los que están en la orilla para evitar humedades e inundaciones. Así pues de la localización del nido depende mucho el éxito reproductor, pues los nidos mas cercanos a la orilla están más expuestos a la depredación y los del centro de la balsa dependen mucho de que el nivel de la balsa permanezca estable, pues si hay muchas lluvias pueden inundarse.

El tipo de emparejamiento suele ser monógamo y los dos miembros de la pareja comparten las labores de construcción del nido, incubar los huevos y cuidar de los pollos, muchos tendríamos que aprender de ellos.

La puesta se realiza entre mediados de abril y principio de junio y el primer huevo puesto eclosionará pasados 22 días, siendo normales las puestas de entre tres y cuatro huevos. Normalmente de esos tres o cuatro huevos puestos sobrevivirán uno o dos pollos.

Se sabe que los principales predadores de los pollos y huevos de cigüeñuela son los perros, gatos, ratas y las comadrejas, además algunas aves rapaces como los milanos negros, cernícalos y las picarazas también predan sobre los pollos. Otras aves como los ánades reales suelen tener mayor éxito reproductor al anidar en la balsa con las cigüeñuelas, aprovechándose de la protección frente a amenazas aéreas que estas pueden proporcionarles.

Estas limícolas son aves migradotas que se reproducen aquí en época estival y migran al sur en invierno llegando al Magreb y al África subsahariana, aunque algunas se quedan a pasar el invierno en el sur de España, cada vez más. Suelen aparecer por la balsa del Ojo del Cura las primeras a mediados de marzo y se van marchando desde finales de julio y a lo largo de todo agosto.

Bueno, pues creo que con esta información podéis comprender un poco mejor a estas aves que viven durante unos meses en nuestra balsa, así que con mucho cuidado sin molestarlas, sin armar follón y desde el observatorio a partir de ya mismo, podéis acercaros por la balsa del Ojo del Cura de Casetas para fotografiar y observarlas con unos prismáticos. No os acerquéis a la orilla ni tiréis nada a la balsa pues podéis molestarlas y tal vez decidan marcharse a otro humedal para anidar.

1 comentario:

Javi dijo...

Esta mañana e ido a verlas con mi padre y habia 8 y 2 patos salvajes y me a gustado verlas que volaban y piaban mucho igual mañana voy otra vez con los prismaticos de mi padre. Adios