Translate

martes, octubre 23, 2007

La Bardena de Aragón


Situada en la zona colindante a la Bardena Navarra y en la comarca de Las Cinco Villas se encuentra la Bardena Aragonesa, un paisaje de similares características a su vecina Navarra, pero a la vez diferente por su frondosa vegetación que contrasta con la de las otras Bardenas, mas secas y de matorral bajo.
La altura máxima de esta zona es de 648 metros y la encontramos en la “Punta de la Negra”, en el vértice que corona la “Plana de la Negra” una formación tabular de arcillas y calizas bordeada por terraplenes de unos 150 metros de desnivel, que en su mayoría en nuestra parte aragonesa tienen una orientación Noreste que los hace algo más húmedos cosa que se nota en el verdor de sus pinares.


En cuanto a la flora que podemos ver aquí es muy rica y variada por la diferencia de relieves y orientaciones de la zona, pudiendo observar vegetación propia de la estepa yesosa en las partes bajas y montes de pino carrasco con algunos barrancos y umbrías en las que se pueden ver plantas típicas del Prepirineo. Se puede destacar el espeso sotobosque de lentisco (Pistacia lentiscus) y coscoja (Quercus coccifera) que acompaña a los pinares de carrasco en toda la sierra, en su interior podemos ver otras especies de arbustos como el enebro de la miera (Juniperus oxycedrus), la sabina negral (Juniperus phoenicea), la encina (Quercus ilex ballota), que no alcanza un gran porte aquí, la oliveta (Phyllyrea angustifolia), la carrasquilla (Rhamnus alaternus), el aligustre (Ligustrum vulgare), el endrino (Prunus spinosa) y en enclaves sombríos como los de la “Ladera del Modrollar” nos toparemos con algunas especies singulares como el arce de Montpellier (Acer monspessulanum), el boj (Buxus sempervirens) y el madroño (Arbustos unedo) del que deriva en nombre de la ladera.
También aquí, veremos en primavera un gran numero de orquídeas diferentes como la (Ophrys scolopax) y de liliáceas de bello colorido como el lirio (Iris spuria maritima) , además de otras plantas singulares como la gayuba (Arctostaphyllos uva ursi), el jazmín silvestre (Jaminus fruicans), la peonía (Paeonia officinalis), la madreselva (Lonicera implexa), la rosa espinosa (Rosa pimpinellifolia) y el rusco (Ruscus aculeatus).









Sobrevolando los cortados de las “planas” podemos ver algunas aves rapaces como el halcón común, el buitre leonado, el alimoche, el cernícalo y hasta algún águila real si tenemos un poco de suerte, además entre pinares y barrancos se esconden algunas parejas de búho real y búho chico que ennoblecen nuestra Bardena.




A tan solo poco mas de una hora de Zaragoza se encuentra la Bardena Aragonesa, se puede acceder desde el cercano pueblo de Sabinar o desde Valareña, entre Tauste y Ejea de los Caballeros y puede realizarse a pie el “Sendero de la Negra”, un bonito recorrido de unos siete kilómetros a través del cual conoceremos los diferentes ecosistemas y paisajes de la Bardena. Creo que podéis encontrar alguna guía de PRAMES con este sendero y no se, pero tal vez en alguna pagina web pueda estar también.
Otro punto a visitar de interés por sus magnificas vistas es el Santuario de Sancho Abarca, situado en el extremo Sur de la Bardena, es un mirador de 635 metros de altitud desde donde se puede divisar en días buenos el Moncayo, la ribera del Ebro, los montes de Sora y Castejón y algunos días hasta el Pirineo.

4 comentarios:

Luis Miguel dijo...

Un entorno sin duda privilegiado en muchos aspectos, y que, para muchos, pese a tener mucho de desierto irredento, nos sugiere familiaridad porque es un poco nuestro hogar.

Este espacio tuvo además su relevancia histórica, de la cual ha quedado huella a revueltas con el vasto patrimonio natural. Bajo el mismo castillo de Sora, y viniendo desde Castejón de Valdejasa a través del alto de San Esteban de los pinares de Zuera, pasaba la vía romana secundaria que unía Caesaraugusta con Segia (Ejea), y que por Santacara y Mamillas llegaba hasta Pompaelo (Pamplona). Esta vía tuvo su importancia en guerra civil tenida entre César y Pompeyo (Fundador de Pamplona) en territorio español por el control del senado romano. En el barranco de Valdecarro se encontró hace décadas un miliario romano que en la actualidad se encuentra en Ejea y que pertenecía a esta vía.

Por otra parte, la gran llanada que une el somontano cincovillés con el valle del Ebro a través de las Cinco Villas y Bardenas fue siempre un enclave estratégico de primer orden. Dominado durante tiempo por los musulmanes, probablemente este territorio fue testigo de la avanzadilla que llevó a Sancho Ramírez en torno a 1089 hasta el castillo de El Castellar, justo frente a la feraz desembocadura del Jalón, y desde el cual se prepararía el asalto a Zaragoza.

El propio Alfonso I, que rendiría Zaragoza en 1118, conquistó en pocos meses la zona de Bardena hasta Tauste, y levantó un santuario en la meseta de Sancho Abarca, que llevaba entonces el nombre del mítico rey pamplonés de madre aragonesa, Sancho Garcés I Abarca. El enclave, en la misma muga con el territorio navarro, no tenía una importancia especial más allá de la ritual, en tiempo de Alfonso I, rey de Aragón y Pamplona, pero a la muerte de éste, y con la separación del reino pamplonés bajo García Sánchez El Restaurador en 1135, la frontera occidental de Aragón y la oriental de Navarra fueron escenario de conflictos y batallas puntuales, hasta que se estableció definitivamente una frontera que se servía del desértico e hipnótico paisaje de la Bardena como límite natural.

Claro que a Marianico el Corto ( http://www.elpais.com/videos/espana/Rajoy/primo/cambio/climatico/elpepuesp/20071023elpepunac_5/Ves/ ) todo esto le parecerán chuminadas, cuando se toma unos chatos con su primo...

Saludos

Luis

Jose Miguel dijo...

Gracias por tu apunte histórico, por otra parte lo de Marianico es otra de tantas pachuchadas a las que estamos acostumbrados, lo de todos los días, después de oír a su ex jefe manifestarse a favor de la copita de vino al volante ya no me asusto de nada.

Jose Antonio dijo...

Sólo he estado una vez en La Bardena Negra. Era junio y el monte estaba pletórico. Qué buenas fotos y recuerdos tengo de aquel día con la cría persiguiendo renacuajos en las charcas de las cunetas.

A ver si se mantiene esa muela a salvo.

Lucia dijo...

Que bonita es esta zona..... la visité hace unos meses entre brumas y nieblas con la promesa de visitar los caballos que hay por allí. No quedó más tiempo del justo para la visita concertada, pero mereció la pena el viaje desde castejon a ejea y a la bardena negra....
un saludo