Translate

lunes, julio 23, 2007

Pinares de Zuera, el pulmón verde de Zaragoza.

Los pinares de los montes de Zuera y Castellar es un espacio natural que los zaragozanos tenemos muy cerca y no solemos valorar lo suficientemente bien, por que muchos no lo conocen, que aunque si que son unos montes que todo el mundo saben por donde caen y han visto su silueta de lejos tal vez cuando van de viaje desde el coche, pero la mayoría no se han acercado hasta ellos para apreciar sus paisajes, su flora y su fauna.

Estos montes con sus pinares están cruzados por innumerables caminos por los que los mas andarines pueden elegir perderse entre el silencio de sus bosques, también muchos de ellos son indicados para practicar deportes como el mountain bike o pasear a caballo. A mi lo que me gusta es mas lo primero, andar por los pinares con la cámara de fotos en la mano disparando aquí y allá, inmortalizando flores, frutos, árboles, paisajes y todos los bichos que se me cruzan, pues aunque se me pueda pasar alguno, a mi perra si que no se le escapa nada, sigue rastros por el suelo y ventea como si fuera un sabueso pero es un husky a la que le encanta correr entre los arbustos.

El árbol que principalmente forma estos paisajes es el pino carrasco (pinus halepensis), un verdadero superviviente, pues es capaz de aguantar los máximos calores y vientos desecantes, además de los terrenos pobres y los yesosos como los de Zaragoza. A su sombra crece un abundante sotobosque de coscoja (quercus coccifera) y algunas encinas que se hacen mas grandes en los márgenes de los caminos donde les pega más el sol, también se pueden ver plantas y arbustos como la gayuba que tapiza amplias zonas, la madreselva, las jaras, los enebros, espino negro, endrino, romeros, sabina negral, labiérnago, el aladierno, el muérdago que crece parasitando a los pinos en sus ramas y troncos y muchas otras que son mas escasas como el bog, el madroño, el serbal domestico, la rosa pimpinela, arce de montpelier, así como varios tipos de lirios y orquídeas singulares.

Además de cabras, ovejas y algún burro podemos ver otros animales silvestres por estas zonas, no es difícil sorprender a algún jabalí o zorro, liebre y conejos, algo más difícil será ver el esquivo corzo que se esconde fácilmente entre el sotobosque. En los bordes de caminos asoleándose podemos ver algún fardacho (Lacerta lepida) y en el cielo sobrevolando nuestras cabezas si tenemos suerte veremos algún águila real, aguilucho cenizo, milano real y negro, cernícalo común y primilla y grupos de buitres buscando la escasa comida que puedan encontrar para poder saltarse el régimen que les están obligando a pasar las autoridades medioambientales aragonesas.

En fin, que estos montes son dignos de ser visitados por todos los zaragozanos y forasteros pero con el cuidado y respeto que se merecen, pues son el gran pulmón verde de Zaragoza y una muestra todavía bastante poco alterada del bosque mediterráneo. Si vais por la zona sobre todo nada de fuego para hacer costillas, llevaos un bocata que sabe igual de bien si antes habéis hecho una buena caminata, que de fuego ya saben mucho estos montes, que muchos han sido los incendios en ellos, uno de los mas graves en 1995 en los que se perdieron casi 3.000 hectáreas de pinar.






LINKS:

* Domingo Esteban Tenas: El hombre que plantaba árboles.



No hay comentarios: