Translate

jueves, mayo 24, 2007

¿Donde están las estrellas?

Os habéis fijado seguramente los que ya sois mas mayores que últimamente es más difícil observar un cielo estrellado como los que veíamos cuando éramos más jóvenes, esto suele ocurrir cada vez más en los núcleos urbanos mas o menos grandes y viene originado por un fenómeno al que llamamos contaminación lumínica. Los alumbrados de nuestros pueblos y ciudades desprenden luz innecesaria en exceso que generalmente es proyectada hacia arriba o lateralmente, esto crea por reflexión un aumento del brillo del cielo nocturno, la luz se difumina en los gases y partículas de la atmósfera generando así una especie de pantalla luminosa que envuelve nuestras urbes y nos impide observar las estrellas. Me gusta mucho cuando puedo escaparme a algunas zonas del Pirineo pasear por la noche y alejarme un poco de la luz de los pueblos para poder ver como aparece ante mi tan tremendo espectáculo del firmamento, estrellas y mas estrellas que brillan intensamente y la Vía Láctea que aparece como un espectro luminoso entre los astros, intento rápidamente buscar la Osa Mayor y la Menor que algunos les llaman los carros y también las estrella Polar y muchas otras constelaciones que me suenan. Todo esto los que no vivimos en pueblos pequeños lejanos de la ciudad solo podemos apreciarlo ya en contadas ocasiones y es que en nuestros ayuntamientos que tanto nos invitan a hacer un uso responsable de la energía son los principales responsables de la contaminación lumínica. El alumbrado publico en la mayoría de los casos es ineficiente y está mal diseñado, todos podemos ver en nuestras calles farolas en forma de globo que mandan la luz a todas las partes y otras como las de estilo farol clásico que también pierden mucha luz lateral, toda esta luz desaprovechada incrementa el consumo eléctrico y por supuesto esto repercute en los impuestos de los ciudadanos.

La luz hace falta para alumbrar el suelo, no el cielo y no hay que alumbrar mas si no mejor, por lo que habría que invertir poco a poco en colocar y sustituir alumbrado antiguo por farolas apantalladas que no contaminen el cielo, además no se tiene en cuenta tampoco que hay zonas muy poco transitadas donde se ponen cantidad de farolas que no sirven para mucho. Por otra parte se ahorraría mucho dinero si los ayuntamientos optimizaran el consumo mediante programadores de encendido y apagado de farolas con los que se fijara unos horarios en los que algunas farolas en algunas zonas poco transitadas a ciertas horas se apagaran, por ejemplo calles largas en las que entre semana de 1:30 AM a 4:30 AM se apagaran una sin otra.
Hay que tener en cuenta que existen lámparas que aumentan el efecto de contaminación lumínica y otras no tanto, las peores son las incandescentes además de que consumen mucho y unas de las mejores son las de vapor de sodio a baja presión, también las hay de vapor de mercurio, fluorescentes y de vapor de sodio de alta presión, pero no son tan eficaces como las de baja presión. 

Webs:
Campaña Cielo Oscuro
GAUS (Grupo Astronómico Universitario Salduie)

No hay comentarios: