Translate

viernes, abril 06, 2007

Riada 2007, al padre Ebro no lo para ni Dios

Bueno, pues ya veis, como cada pocos años una buena riadica, por lo menos este año parece que no va a ser tan grande como la del 2003, aunque se le esta dando una importancia en los medios informativos y programas sensacionalistas un tanto excesiva, pues a la anterior gran riada no parece que se le diera tanto bombo y platillo. ¿Que intereses puede haber detrás? Cada uno que piense lo que quiera.

Recuerdo de pequeños cuando íbamos siempre a ver estas subidas del Ebro desde la mota de Sobradiel y nos juntábamos allí con mucha gente que venía paseando a observar semejante espectáculo, las aguas de nuestro río que tan pobres son en verano cuando más falta hacen, ahora en poco tiempo multiplican su caudal y demuestran a la gente que los hombres no valemos nada ante las fuerzas de la naturaleza.
Los hay todavía que se empeñan en acotar, encarrilar y encauzar las aguas de este uno de los últimos grandes ríos vivos de España, no parece que quieran darse cuenta que eso es arreglar un problema aquí para crear uno mas allá. Al reforzar diques y motas obligamos al Ebro como a otros ríos a seguir un cauce fijo por el que circular y al no poder extender sus aguas mas allá de su cauce artificial anegando campos, evitamos que este pierda fuerza y caudal que poco a poco va aumentando por la suma de afluentes y escorrentías que a este van llegando en su recorrido, por lo que nos encontramos con un gran río muy crecido que amenaza a las poblaciones por las que pasa. Si por casualidad un solo dique, un solo metro de tierra o muro revienta, ya nadie podrá evitar la tragedia, pues rápidamente el río busca escapar de su encierro anegando e inundando lo que pille, sean campos, casas o ciudades. Por esto parece que nos equivocamos con lo de encauzar los ríos como bien lo saben en otros países que ya pasaron por graves tragedias por esto mismo, tendremos pues que cambiar nuestra forma de pensar y aprender de la naturaleza, dejando que las aguas aneguen zonas en las que no exista peligro para las personas como así ha sido siempre, para evitar males mayores.
Tal vez tengamos que aprender de los antiguos que solían construir sus pueblos en zonas altas libres de inundaciones y no desafiar a la madre Tierra como lo hacemos día tras día una y otra vez, pues todo momento llega y tal vez hoy no pero mañana seguro que la Diosa Natura nos hará pagar semejante osadía.

Ebro a su paso por Sobradiel, zona de la Barca.

Mota de Sobradiel y Ebro amenazante salido de su cauce habitual.




No hay comentarios: