Translate

domingo, abril 08, 2007

La primavera llega a la balsa

Esta tarde he paseado un rato por los alrededores de la balsa del Ojo del Cura de Casetas aprovechando el buen tiempo, estaba muy animada la zona, había algunas familias con sus niños en la zona de juegos y en las mesas de madera, otros se acercaban a la caseta de observación intentando descubrir algún ave entre los carrizos de la balsa.

Los cornejos sanguinos que el ayuntamiento plantó este invierno están todos muy brotados, excepto algunos que fueron arrancados por los cuatro gamberros de siempre en la zona del observatorio. Esperemos que este año el ayuntamiento los riegue al menos cada quince días en el verano, pues de los que se plantaron el año anterior no han sobrevivido ni la mitad ya que estas son plantas de semisombra que suelen crecer bien en los sotos bajo árboles como los chopos donde no reciben el calor del sol directo y suelen tener algo más de humedad en el terreno, así que por lo menos el primer año hasta que sus raíces sean lo suficiente grandes necesitan bastante humedad. También se junta aquí que el terreno sobre el que están plantados es muy malo, pues es en la mayoría graba mezclada con escombros que se usaron antaño para elevar el terreno sobre el nivel de la balsa, mala cosa para los cornejos.

Los rosales silvestres que se plantaron el año pasado parece que ya están bastante bien asentados, crecen despacio pero tiempo al tiempo.

Los tamarices son los que mejor resultado están dando, aunque al principio parecía que no hubieran agarrado cuando se plantaron el año pasado, poco a poco fueron rebrotando, muchos de ellos de cepa y así es que la mayoría han sobrevivido y los que hay del año anterior ya son bastante grandes, dentro de unos años tendremos una buena pantalla contra el viento si siguen creciendo así.

Un pequeño lentisco en el talud de la balsa fruto de una de las repoblaciones de los niños y vecinos de Casetas, hay bastantes plantas autóctonas como sosas, romeros, santolinas, espliegos, retamas y otras, pero todavía son muy pequeñas y no destacan confundiéndose con las plantas herbáceas de temporada originales del talud.

La chopera anexa a la balsa va viento en popa, los chopos fueron plantaron bastante profundos en su día y salvo unos pocos que fallaron la mayoría están ya muy grandes. Este invierno se ha replantado algunos chopos más que también empiezan a cubrirse de hojas en este momento. Se puede ver entre los chopos algún álamo blanco, pocos pero destacan bastante por el color de sus hojas, sería interesante que se intentara mejorar este soto aumentando la diversidad de especies arbóreas en un futuro, pues fácilmente podrían plantarse fresnos comunes, majuelos, olmos, sauces y otra serie de arbolado autóctono.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

Preciosa foto de la chopera, se ve que la Sony va viento en popa. Enhorabuena

Luis Miguel dijo...

Evidentemente, era yo, claro...