Translate

jueves, marzo 05, 2015

La crecida y las motas.

Estos días, algunos tras leerme en el blog u oirme en conversaciones con vecinos y conocidos sobre la crecida del Ebro, después de conocer mi opinión contraria a la "Limpieza del río", me piden que aporte soluciones e ideas y en principio a todos digo que yo no soy quién para darlas, no soy científico ni experto en la dinámica de los ríos, pero bueno, ya que se me empuja a darlas pues puedo citar alguna de las muchas soluciones que se pueden implementar para disminuir el impacto de las crecidas. He oído y leído sobre esta medida repetida por muchos entendidos como el Dr. Alfredo Ollero desde hace muchos años y he sabido de su ejecución en algunos ríos europeos con éxito, me refiero a desplazar las motas o diques de contención que hoy en día están muy cerca del cauce retrasándolas para proteger los pueblos. Es curioso cómo sin yo decirlo hace unos días un señor de Torres de Berrellén, agricultor, también me expuso esta solución, él decía "Hay que hacer motas para proteger a la gente y los pueblos y no a los cultivos ya que allá abajo no sirven de nada" y creo que llevaba mucha razón.


 Una mota cercana al cauce sufre toda la fuerza y erosión del caudal del río y es propensa a romperse, pero si se hace una mota alrededor del pueblo lejos del cauce esa mota resistirá mucho más, esta medida sola no es aplicable a los pueblos que están situados prácticamente en el mismo cauce del río. En todo caso no haría falta quitar las motas ya existentes, podrían usarse para encauzar crecidas más moderadas, aunque lo natural sería dejar que la pradera de inundación se llene para frenar la avenida aguas abajo donde por la incorproración de más afluentes la situación de peligro puede ser mayor.

miércoles, marzo 04, 2015

¡¡¡¡Hay que limpiar el Ebro!!!!

“Hay que limpiar el Ebro”, es la frase de moda, alguien la dijo un día en la tele y ahora ya la repetimos todos a coro. Bueno, dejando a un lado hoy la ecología, os traigo un problema de matemáticas sobre el Ebro, a ver si me podéis dar vuestra opinión, pues las mates no han sido nunca mi fuerte. ¿Qué profundidad habría que dragar el Ebro para evitar que se saliera con una riada como la actual? Por un lado conocemos que el cauce normal del Ebro es de unos 100 metros aproximados de orilla a orilla y por otro lado hemos visto como la lámina continua de agua a lo largo del tramo zaragozano en su máximo de crecida ha oscilado entre 1,5 Km. y 3 Km. de anchura. Así pues habría que saber cómo meter toda esa agua en un cauce de 100 metros de anchura para evitar su desbordamiento en todo el valle. Espero vuestros cálculos, explicaciones y razonamientos fundamentados en la matemática, la física, la dinámica de fluidos y la ciencia en general.


 Crecida del Ebro vista desde el satélite Landsat 8.

¿Sirven las presas para prevenir riadas?

Cuando se iniciaron los proyectos de construcción de presas en España la gente  aceptó que las presas además de para la fabricación de energía y el riego de cultivos servirían para evitar las grandes riadas y minimizar sus daños, pero no parece que sea del todo cierto. Y es que si se necesita la presa para guardar agua con la que regar durante el verano y para producir energía se intentará siempre mantenerla lo más llena posible de cara al estío. Así pues cuando llega una riada no se puede frenar porque la presa está llena y escasamente han empezado a vaciarla unos días antes con lo que no se puede evitar la fuerte avenida del río. Una presa es para guardar agua para el verano y no es para otra cosa, por otro lado las presas generalmente no se limpian y suelen estar colmatadas de tarquín, lodos y sedimentos con lo que pierden también su función de acumulo de agua.


 ¿Por qué no se limpian? Porque cuando se pueden limpiar es en verano cuando menos agua llevan y habría que vaciar y tener las presas durante meses paradas periódicamente con lo que no tendríamos agua para regar cuando más falta hace. Es un círculo vicioso que no genera más que tarquín y más tarquín hasta que a algún lumbrera se le ocurre que en vez de vaciar la presa y limpiarla lo que hay que hacer es recrecer sus muros para que quepa más agua y más tarquín. Luego llegan problemas con la gente de los pueblos cercanos al pantano a los que expropian tierras o viviendas para recrecer, para que otros sigan regando más abajo.  Posteriormente pueden llegar también problemas de estabilidad del pantano, presa y paredes que hagan de esto un gran peligro para los vecinos aguas abajo que no dormirán ya tranquilos nunca más pensando en cuando se romperá la presa y se los llevará a todos de por medio.

miércoles, febrero 25, 2015

El Ebro y la propaganda de Joseph Goebbels.

Paul Joseph Goebbels fue un político alemán, ministro de Hitler responsable del grandísimo proyecto de propaganda nazi que ayudó a la población de Alemania a aceptar la locura de ideas que llevaron a Europa a la terrible Guerra Mundial. Unas de las pautas usadas para alienar a la población era repetir las mismas mentiras una y otra vez constantemente hasta que se filtraban en la mente de una gran mayoría aceptándolas como verdades.


Dejemos ahora a Goebbels y vayamos al Ebro, desde hace años se ha instalado en la población rural la idea de que el Ebro se sale porque está sucio, es muy oída la típica frase "Hay que dragar el Ebro". Es una idea que no se sustenta en estudios científicos, ni geológicos, ni ecológicos ni de ingeniería hidráulica, pero ha ido calando poco a poco. ¿Y cómo es eso? Muy fácil, la televisión ha tenido mucho que ver en esto, los programas actualmente se mueven por índices de audiencia, al público le llama las noticias impactantes, imágenes sobrecogedoras y testimonios conmovedores. Algunos medios informativos de tercera están deseando que se produzcan desastres naturales para llenar sus programas y subir audiencia. Evidentemente vende más sacar a un pobre ciudadano sufriendo porque su casa se ha llenado de agua y barro o a un agricultor que ha perdido su cosecha que a un científico instruido y con experiencia en la dinámica fluvial de los ríos, el discurso de este último será más técnico y menos sensacionalista. En todas las crecidas del Ebro se repite el mismo teatro mediático, abuelicos tomando el sol en un banco y agricultores en la barra del bar diciendo "Esto pasa porque no se limpia el Río". Desde luego que para la persona que se ve afectada por uno de estos sucesos de avenidas suele ser un episodio trágico y más si es su casa la que está en juego, eso no se puede negar, pérdidas económicas y sufrimiento de familias.



Está muy claro que el Ebro no se va a contener por dragar o no dragar, el dragado puntual podría solo usarse en puntos muy estudiados donde pueda servir para evitar peligros verdaderamente graves, pero no en la totalidad del cauce del río, no podemos meter al Ebro en una tubería porque no cabe, siempre se saldría antes o después, se tiene constancia histórica de avenidas incluso del doble de caudal de las que ninguno de nosotros hemos visto. Cuando algo así ocurre es porque concurren una serie de episodios meteorológicos que cargan de agua de la montaña y del cantábrico en exceso al Ebro y eso no lo frena un dragado. En época de pocas avenidas la gente se ha animado a construir y cultivar a la orilla del río, la ley no ha sido aplicada, se han puesto algunas multas pero no se han preocupado de evitar la construcción de casas o de tirarlas cuando ocupaban el dominio público hidráulico. Los ayuntamientos también han permitido estos años atrás la urbanización legal en suelos fácilmente inundables por las avenidas, al final por desconocimiento siempre pagan justos por pecadores. El que el río crezca de vez en cuando es tan normal como que al llover el agua caiga del cielo, no podemos hacer de una avenida una película de Spielberg, pues es algo periódico a lo que ya tendríamos que estar acostumbrados y si siguen ocurriendo muchos daños es porque todavía no se ponen medidas verdaderamente efectivas para evitarlos y ahí tiene que pesar plenamente la opinión de la comunidad científica, que para algo están no solo para hacerles caso cuando les conviene a los políticos. Entre tanto se deciden o no los políticos a hacer algo, tenemos televisión y teatro para rato contando opiniones personales de jubilados, agricultores y pastores que cada vez calan más en todos los ciudadanos instalándose en nuestros cerebros como las falsas verdades de Goebbles.

domingo, octubre 19, 2014

¿Natural es sinónimo de saludable?

Cada vez es más común en la publicidad de cantidad de productos la utilización del adjetivo “natural”, se utiliza en alimentos, medicamentos alternativos, cremas, productos de belleza y otros. El consumidor en general asocia la palabra “natural” con algo bueno, no perjudicial, algo que proviene de la naturaleza o que está hecho tradicionalmente  con plantas y que beneficia a la salud de las personas. El caso es que si investigamos un poquito, muy poquito, encontraremos que actualmente se conocen unas 300.000 especies de plantas, de las cuales podrían ser utilizadas como alimento alrededor  de un 10 % o algo más, pero en realidad la dieta humana está basada en varias decenas de plantas y frutas. De esas pocas decenas la patata, el trigo, el maíz, la soja y el arroz son las más utilizadas en la elaboración de cantidad de alimentos. Si lo miramos de otra forma podemos decir que más de 250.000 especies de plantas no son adecuadas para nuestra alimentación, algunas por ser ligeramente tóxicas y de ellas decenas de miles pueden ser altamente venenosas o letales para el ser humano incluso a muy bajas dosis.

Dulcamara, matagallinas (Solanum dulcamara).

 Entonces volviendo al término, podemos decir que algo natural es algo no sintético, o sea algo que se puede encontrar en la naturaleza y es producido por un organismo vivo, no es algo nuevo elaborado en un laboratorio a partir de síntesis química. Pero como hemos visto lo natural también puede ser perjudicial, o sea que el término lo usamos mal y puede inducir a mal entendidos. No quiero decir con esto que la mayoría de productos denominados naturales vayan a ser malos para la salud, pero quiero hacer ver que en la naturaleza hay muchas sustancias tóxicas y venenos, tanto en plantas como en hongos y animales, por lo que el término “natural” no debería ser asociado como un sinónimo de saludable.

Beleño blanco, flor de la muerte (Hyoscyamus albus).

 Algunas plantas tóxicas o venenosas que tenemos a nuestro alrededor son la adelfa, el acónito, la hiedra, la planta verde de la patata y del tomate, las semillas de manzanas, de cerezas, de ciruelas y de melocotones, las almendras amargas, las azaleas, las hojas de boj, el estramonio, los ficus, el ricino, el tejo, la tuya, las bayas de acebo o la hortensia por ejemplo.

Acónito, revientavacas (Aconitum napellus).





lunes, septiembre 29, 2014

Agallas, tumores vegetales.

Las agallas son tumores vegetales que se producen en las plantas y árboles causados generalmente por insectos, hongos y bacterias. Algunos insectos, como las avispillas o pulgones ponen sus huevos en los brotes tiernos, yemas, hojas y raíces, entonces en ese punto la planta empieza a producir tejido vegetal creciendo anormalmente y abundantemente en algunos casos y provocando formas vegetales muy singulares y diferentes. En algunos textos se dice que estas agallas o tumores los genera la planta para protegerse de la larva invasora, en cualquier caso creo que la larva se beneficia del crecimiento del tumor pues se crea un buen nido protector para el desarrollo de la larva, por lo que supongo que cabría pensar que tal vez el insecto podría inducir el crecimiento de la agalla a través de algún proceso bioquímico que afecta hormonalmente a la planta o incluso podría tratarse de procesos más complejos en los que se modificara el ADN de las células de la planta. Sea como fuere todo este proceso no podemos dejar de  maravillarnos y asombrarnos cada día más de los sistemas surgidos a través de la evolución de las especies. Os dejo una pequeña recopilación de fotos mías de diferentes tipos de agallas, espero que os guste.

 Agallas en hoja de roble.

Agalla de rosal.


Agalla de rosal.
Agallas en hoja de arce.

Agalla en rama de sauce.

Agallas en terebinto o cornicabra.

Agallas en lentisco.

Agalla en rama de álamo blanco.


viernes, agosto 01, 2014

Tórtola común, la menos común de las tórtolas.

 
Se la llama tórtola común o europea (Streptopelia turtur), su carácter marcadamente silvestre hace que este ave viva generalmente en bosques como los pinares y sotos, es ave migrante, todo esto la ha hecho muy sensible a la caza, disminuyendo su número en las últimas décadas por la fuerte presión cinegética. Más común de ver es su prima la tórtola turca, a la que ya no tendríamos que seguir llamando turca, pues se ha ganado su autoctonía en toda Europa desde hace años, su éxito ha venido de la fácil adaptación a la vida urbanita o semi urbana, pues en la ciudad no entran las escopetas a cazarlas.
 
Tórtola común o europea (Streptopelia turtur).

 Otro pariente que también últimamente está evolucionando en la formación de colonias semi urbanas son las palomas torcaces, es evidente que la ciudad genera una protección para las aves mejor a veces que un parque nacional, pues además la comida aquí no es difícil de encontrar.

Paloma torcaz (Columba palumbus), en un parque de Zaragoza.

 Algunos cazadores no quieren admitir que ellos son la causa del declive de la tórtola común y le echan la culpa a una supuesta competición de recursos con la tórtola turca, pero esto no es así ya que raramente ocupan los mismos nichos ecológicos, la una es forestal y la otra urbana.

Tórtola turca (Streptopelia decaocto).

La tórtola turca ha sufrido una expansión de su población original en el último siglo que las ha llevado a colonizar prácticamente toda Europa y hasta incluso a llegar a Japón. Posiblemente la adaptación a las grandes nuevas ciudades occidentales y sus parques han facilitado a estas aves su dispersión, aunque tal vez el cambio climático también sea uno de los motivos de su movimiento.

Enlaces:

* Las escopetas llevan a codornices y tórtolas a la extinción. (La Crónica Verde).
* La media veda agravará aun más el alarmante declive de la tórtola europea y la codorniz. (S.E.O.)

lunes, julio 28, 2014

Conejos en el soto.

En la ribera del Ebro a su paso por Sobradiel encontré hace poco una familia de simpáticos conejos de monte que se entretenían en ir y venir corriendo y saltando por la zona. Se refugiaban en sus madrigueras ocultas en un talud lleno de zarzas a las que volvían al menor ruido, luego salían al cabo de un rato y se alimentaban con lo que pillaban por allí, sobre todo vi que comían hojas verdes de planta del regaliz, supongo que a ellos también les gusta el sabor del regaliz como a los zagales.


 El conejo de monte (Oryctolagus cuniculus), es un animal indispensable para el mantenimiento de muchas especies de mamíferos como el lince, el zorro, lobo, el turón o el tejón y muchas aves rapaces como por ejemplo el águila real o el búho real.


 A pesar de su importancia como eslabón clave de la cadena trófica, el agricultor no es gran amigo del conejo, ya que a veces sus poblaciones aumentan en número como una plaga y afectan de forma grave a los cultivos, campos e infraestructuras de riego, pues hacen largas madrigueras a veces hasta en acequias de riego provocando roturas de taludes e inundaciones de campos.


  En las últimas décadas el conejo ha sido víctima de sucesivas enfermedades y epidemias como la mixomatosis o la enfermedad hemorrágica, de la que van saliendo nuevos brotes de diferentes variantes del virus, así que tras algunas explosiones demográficas vienen grandes caídas de población por estas enfermedades.


 Así pues ante la falta de cierto número necesario de depredadores que sanearían las poblaciones de conejo de sus enfermedades, son esas mismas enfermedades las que se convierten en plagas y terminan de golpe con gran número de animales, desequilibrando fuertemente la pirámide trófica y con ello los ecosistemas.

Mamá conejo vigila a sus gazapos en sus juegos.


Jóvenes cigüeñuelas.

 Un par de fotos de algunas de las jóvenes crías de cigüeñuela de este año que ya van teniendo un tamaño casi de adulto, el color de su plumaje las delata como crías. Las cigüeñuelas cambian los tonos pardos marronaceos de camuflaje de los jóvenes por los negros contrastados con el blanco al pasar a adultos.


Fotos tomadas con cámara Canon PowerShot SX50 HS.